icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Viajar

Ocho maneras de volar con niños sin contratiempos

¡Prepárate para despegar con estas estrategias inteligentes que os ayudarán a viajar sin contratiempos!

Compartir
¿Hay algo que dé más miedo en una avión que una serpiente? Pues sí, ser la madre o el padre de un niño que no para de chillar a grito pelado. Si sigues estos consejos, harás que la diversión empiece antes de llegar a vuestro destino. A continuación, varios expertos en viajes explican cómo organizan las vacaciones familiares para que resulten más fáciles para todos.

1. Reserva un vuelo que salga hacia el mediodía. Los primeros vuelos del día suelen estar abarrotados de gente que viaja por negocios. «Programa tu salida a partir de las doce del mediodía», dice Kyle McCarthy, redactora jefa del Family Travel Forum («Foro de viajes en familia») y editora de America's Most Popular Family Vacations(«Las vacaciones en familia más populares de América»). «Te será más fácil llegar al aeropuerto, el avión no estará tan lleno y es posible que incluso haya tiempo para que tus hijos duerman la siesta», añade Kyle McCarthy.

2. No descartes los vuelos largos. Cuanto menos tiempo en un avión con niños, mejor, ¿verdad? Pues de hecho, un viaje corto a un destino cercano no deja tiempo para acomodarse o comer antes del temido descenso. «Si pasáis más tiempo en el aire, los niños se sienten más como en casa», comenta Kyle McCarthy.

3. Sorpréndelos. Aplaca cualquier comienzo de rabieta con alguna sorpresa agradable. «Un juguete nuevo que no haya visto jamás es una buena estrategia, porque podrás sacarlo cuando comience a estar inquieto», aconseja Colleen Kelly, presentadora de la serie «Family Travel with Colleen Kelly» («Viajar en familia con Colleen Kelly»). Kelly también es muy partidaria de las actividades manuales que consiguen mantener entretenidos a los niños, como la plastilina, los juegos magnéticos y los libros para colorear.

4. Dales más tiempo del habitual para mirar la pantalla. En casa, seguramente controlas el tiempo que pasa frente a la pantalla, pero en el avión puedes hacer una excepción. «Un viaje largo no es el momento de limitar el uso de dispositivos electrónicos», admite Kelly. «También suelo crear una lista de canciones para el viaje con los temas preferidos de toda la familia».

5. Llévate comida para picar. «No confíes en que los auxiliares de vuelo lleguen a tu fila a tiempo», dice Kyle McCarthy. «Asegúrate de tener algo especial para comer y beber, no solo las cosas típicas», añade Kyle McCarthy. «Llévate cosas que supongan una alegría para tus peques». 

6. Llévate ropa de recambio para todos.. Procura tener un recambio para cada niño y una blusa o una camiseta para ti en tu equipaje de mano. «Me han vomitado encima un par de veces durante un vuelo y, créeme, no hay nada peor que esperar a que salgan tus maletas para poderte cambiar», señala Kyle McCarthy.

7. Alquila los accesorios para bebés en tu destino. No tienes por qué cargar y facturar un alzador, un orinal, una cuna de viaje y un cochecito con sombrilla. «Puedes alquilarlo todo en destino y así te ahorras un montón de complicaciones», dice Kyle McCarthy. Algunas compañías incluso proporcionan pañales y comida de bebé al llegar a destino. Colleen Kelly cree que lo mejor es viajar con el mínimo equipaje. Puedes comprar todo lo que necesites cerca del hotel, por ejemplo, crema solar.

8. Anima a los niños a planear el viaje contigo. Haz que se impliquen en las vacaciones. «Pueden marcar varios puntos en el mapa, controlar la distancia viajada y ayudar a decidir dónde descansar durante el trayecto», sugiere Colleen Kelly.