icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Desarrollo en la primera infancia

Cómo criar a un hijo agradecido

He aquí cómo puedes ayudar a tu peque a apreciar lo que tiene

Compartir
No hay nada que te haga sentir más orgulloso que esos momentos en los que tu hijo o hija responde con educación a una pregunta o da las gracias de forma sincera. Sin embargo, puedes sentirte muy avergonzado cuando le oyes decir cosas como: «este juguete ya lo tengo». Para cualquier situación, aquí tienes seis maneras de enseñarle a tu hijo a aceptar lo que se le ofrece y a hacerlo de forma sincera.

Predica con el ejemplo. Fomenta el comportamiento que quieres ver y oír en tu hijo aplicándolo en tu vida diaria. «Si recibes un regalo o alguien te ofrece su ayuda, usa tus mejores palabras para agradecer el regalo o la ayuda», explica la Dra. Jana Martin, psicóloga infantil del sector privado en Long Beach (Estados Unidos). Explica cómo te ha hecho sentir el regalo y cómo lo usarás.

Dilo por escrito. Enviar notas de agradecimiento es un hábito que se ha perdido, pero se puede recuperar fácilmente. «Enseña a tus hijos a hacer dibujos para dar las gracias o escribe lo que te dicten», dice la Dra. Martin. Los niños mayores pueden escribir notas cortas o postales, pero intenta que sean concretos. Pregúntale qué es exactamente lo que le gusta del regalo. Por ejemplo: «es azul, mi color preferido».

Señala ejemplos. ¿Has visto a alguien cargando la compra en el coche para otra persona? ¿O a un vecino recogiendo la basura de tu edificio? Enséñale estos comportamientos a tu hijo y explícale lo importante que es para todo el mundo que ayudemos a los demás. Haz lo mismo cuando tu hijo y tú oigáis palabras de agradecimiento. «Podrías decir: "Esa chica de la fila de la tienda ha dado las gracias y seguro que su mamá se ha alegrado mucho"», dice la Dra. Martin. 

Piensa en los demás. Adrienne Jones, madre de Long Island (Estados Unidos), les pide a sus dos hijas que revisen sus juguetes de forma periódica para regalar los que ya no usan. «De esta manera, disfrutan más de cualquier juguete nuevo que reciben», explica Adrienne.

Habla sobre el significado de las palabras. «Charla con tu hijo sobre las diferencias entre las palabras "imprescindible", "importante" y "deseado"», sugiere la Dra. Molly Wimbiscus, psiquiatra de niños y adolescentes en el hospital Cleveland Clinic Children's. «Las cosas imprescindibles son necesarias para sobrevivir, como el agua, el aire, una casa, la comida y el cariño, mientras que las cosas importantes nos ayudan a funcionar en la vida, como la escuela, el acceso a un ordenador, la ropa y los zapatos», explica la Dra. Wimbiscus. En cambio, las cosas que deseamos no son tan importantes y quizá nos las tenemos que ganar con el tiempo. Es cierto que podemos ahorrar dinero para conseguirlas, pero las cosas imprescindibles e importantes son prioritarias.

Haz voluntariado en familia. Puedes hablar sobre la importancia de ser agradecido hasta la extenuación, pero los hechos siempre dicen más que las palabras. Además, hacer voluntariado en familia tiene un mayor impacto. Recoger las hojas de un vecino, dar de comer a un gato callejero o dar una parte de los ingresos a organizaciones benéficas puede hacer que tu hijo vea que su ayuda puede beneficiar a los demás. «De esta manera, le resultará más fácil comprender el valor de todo lo que ha recibido», añade la Dra. Martin.