icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Salud y seguridad

Cómo enseñar a los niños a sonarse la nariz

Es más difícil de lo que parece, pero estos consejos de expertos pueden ayudar

COMPARTE
Tener la nariz tapada puede ser complicado para los niños y para los padres: Muchos bebés detestan la jeringa de succión y, mientras varios padres buscan otras opciones ("aspiradores nasales"), el pequeño es quien deberá aceptarlo. En cierto punto, la respuesta más fácil es enseñarles a sonarse la nariz. He aquí algunas ideas:

Comienza despacio. Al igual que caminar, hablar e ir al baño, los niños no aprenden a sonarse la nariz de la noche a la mañana. “De la misma forma que no le darías una bicicleta de diez velocidades diciéndole, ‘¡Móntate!’ no puedes esperar que un pequeño tome un pañuelo desechable y se suene,” explica el Dr. Scott Goldstein, pediatra de Chicago e instructor de pediatría clínica en la Escuela de Medicina de la Universidad del Noroeste. Comienza dejando que tu hijo te vea mientras te suenas la nariz.

Ve paso a paso. Cuando estés listo para enseñarle a tu niño; muchos están listos alrededor de los 2 años de edad, explícale el proceso en términos sencillos. “Trata de desglosar la acción en un proceso paso a paso para que los niños sepan qué está pasando y se sientan más cómodos,” expresa la Dra. Dina DiMaggio, pediatra del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York y de Pediatras Asociados en la misma ciudad. “Podrías decir, ‘Mamá va a tocar tu mano con este suave pañuelo. Ahora vamos a ponerlo en tu nariz. Voy a presionar y cerrar el poro derecho de tu nariz con el pañuelo para que tú puedas sacar el aire con mocos por el otro poro. Ahora lo vamos a repetir del lado izquierdo. Después vamos a limpiar debajo de tu nariz para quitar todos los mocos, a tirar el pañuelo y lavar tus manos."

Practica a la hora del baño. “Motiva a tu niño lanzar burbujas fuera de su nariz a la hora de bañarse, ya que suenan más fuerte y tienden a resonar mejor en el agua,” sugiere el Dr. Goldstein. (Como siempre, mantén bien vigilado a tu pequeño en el baño.)

Hagan un juego. Hagan una carrera para ver quién puede mover más rápido un pañuelo desechable, una pluma o un pedacito de papel hacia el otro lado de la mesa soplando con la boca y luego con la nariz, indica el Dr. Goldstein. O pídele a tu pequeño que “haga bailar el pañuelo” soplando con su nariz.

No te estreses. Si lleva tiempo que tu niño logre sonarse la nariz, no te preocupes. “Sonarte la nariz no hace que te mejores más rápido, no siempre es más fácil y puede ser doloroso si lo haces mucho o muy fuerte,” dice el Dr. Goldstein. Si es muy incómodo, prueba un aspirador nasal y sigan practicando.