icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Salud y seguridad

¿Qué tan alto será mi niño?

La estatura de los padres, la nutrición y la salud juegan papeles importantes

COMPARTE
Incluso en el útero, es difícil no preguntarse cómo lucirá el bebé cuando sea más grande. ¿Tendrá los ojos cafés o azules? ¿Con cabello lacio o rizado? Y ¿qué tan alto será cuando crezca? He aquí las opiniones de los doctores:
 
Considera la genética. No hay forma de decir exactamente qué tan alto será en la edad adulta, pero la genética juega un papel muy importante. “Mientras los Chihuahuas tienen cachorros pequeños los Gran Danés tienen grandes, lo mismo sucede típicamente con los humanos,” dice el Dr. Alan Rogol, profesor emérito de pediatría en la Universidad de Virginia, un experto en el crecimiento y maduración adolescente y ex vicepresidente de la Sociedad de Endocrinología. “Es probable que los padres altos tengan hijos más alto que el promedio, mientras los padres de menor estatura tengan hijos más bajos que el promedio.” Aparte de la genética, los factores que pueden afectar qué tan alto será un niño incluyen la nutrición, la salud en general, las hormonas y el inicio de la pubertad (alcanzar la pubertad tres o cuatro años antes del promedio puede tener como consecuencia una estatura más baja).

Haz un cálculo. Hay dos fórmulas que los doctores usan para hacer una predicción aproximada: La primera es la altura media de los padres y se basa en la estatura de ambos. Para hacer el cálculo, suma la estatura del padre más la de la madre, añade cinco pulgadas si tienes un niño y resta cinco si tienes una niña. Divide entre dos para obtener un cálculo de la estatura. El segundo cálculo es ver dónde está tu pequeño dentro de la tabla de crecimiento a la edad de dos años—probablemente ahí estará cuando sea adulto si no padece enfermedades serias o toma medicamentos que inhiban el crecimiento. Así que si está en el percentil 50 a los 2 años, probablemente estará en el percentil 50 cuando crezca.

Sin embargo, hay una gran salvedad: El margen de error para ambas fórmulas es de hasta cuatro pulgadas en ambas direcciones. Aunque 95 por ciento de los niños acabarán en ese rango proyectado de ocho pulgadas, ¡son ocho pulgadas! Así que si proyectaste que tu hijo medirá 5'9" (1.75 m) según las fórmulas, entonces lo más probable es que termine en el rango de entre 5’5 (1.52 m) y 6”1 (1.95 m). Ese enorme rango en realidad no nos dice mucho, expresa el Dr. Rogol.
 
Manténganse atentos de las tablas de crecimiento. Los expertos concuerdan en que, a menos que un niño sea anormalmente bajo, si sigue sus propias curvas de crecimiento y está sano, los padres no deberían preocuparse. “Los signos de alerta a observar son cuando un niño está por debajo del tercer percentil en las tablas de crecimiento o muestra problemas para crecer—cayendo debajo de la mayoría de las líneas de porcentaje en las tablas,” añade el Dr. Rogol. “De forma que si estuvo en el 40 por ciento durante algunos años y después declinó al 10 por ciento, es motivo de preocupación.” Un marcado incremento en la estatura de un niño también podría ser motivo de preocupación, pues puede ser una señal de una pubertad temprana. Si están preocupados, hablen con su pediatra quien puede revisar la tabla de crecimiento de su hijo y posiblemente referirlos con un especialista.

Los consejos se proporcionan como sugerencia solamente. Recomendamos que consulte a su médico.