icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Divertirse juntos

12 juegos para jugar en el interior

Evita la claustrofobia y aburrimiento con estos fáciles y divertidos juegos para interiores

COMPARTE
¿Hace mucho frío o está muy húmedo para salir? No dejes que los niños se salgan de sus casillas con estas fáciles y divertidas ideas.

1. Organiza una lucha con bolas de nieve en casa. Llena algunos calcetines de los niños con bolas de algodón y ata los extremos para que la "nieve" no se salga. Coloca las bolas de nieve por la casa ¡y deja que tus pequeños las usen! ¿No quieres quedar expuesta al fuego cruzado? Pon un objetivo claro. Corta orificios de diferentes tamaños en un pedazo de papel gigante, dando a cada uno un diferente valor de puntos y después cuélgalo como objetivo de práctica.

2. Hagan helado casero. ¿Extrañas el verano? Calienta un poco el ambiente y preparen sundaes con esta fácil receta (¡no se requiere máquina para hacer helados!)

Ingredientes:
½ de taza de leche
1 cucharada de azúcar
½ cucharadita de vainilla
½ taza de sal en piedra (también se vende como “sal para helados”)
hielo
una bolsa plástica para emparedado con cierre
una bolsa plástica de un galón con cierre

Instrucciones:
Colocar la leche, azúcar y vainilla en la bolsa para emparedado; sacar el aire y cerrar con el cierre. Poner sal y hielo en la bolsa de un galón. Acomodar la bolsa con la leche, azúcar y vainilla dentro de la bolsa grande. Cerrar todo bien. Pedir a tus niños que agiten la bolsa durante 15 minutos. Agrega los complementos de tu elección (chispas de chocolate o fresas) antes de servir.

3. Prueba un reto de colorear. Si tus niños se aburren con sus crayones dos segundos después de sacarlos, haz las cosas más emocionantes pidiéndoles que coloreen con los ojos vendados o usando la mano con la que no escriben -- o incluso sus codos y dedos de los pies. Dales ideas específicas para sus dibujos de forma que se enfoquen, como un retrato de la mascota familiar.

4. Convierte la bañera en una isla. Si las temperaturas bajo cero te tienen más que helada, haz de la bañera un oasis tropical. Deja que tu pequeña se ponga el traje de baño (¡los lentes de sol están perfectos!) y dale un baño de burbujas. Permite que use algunos juguetes playeros, pon música y ya tienen una fiesta en la playa.

5. Crea una pequeña pista de patinaje. Llena una hoja para hornear con agua y congélala. Pide a tu niño que busque sus figuras de juguete favoritas porque van a ir a una aventura invernal. Saca la hoja con hielo y ponlos a patinar. Otra idea: Usa marcadores para dibujar diferentes círculos de colores en el hielo. Los mayores de tres años pueden intentar usar una figurita de juguete y ver si pueden deslizarla hacia las zonas coloreadas.

6. Pinta con agua. Usa una pieza de cartón para esta actividad que en verdad no hace ningún desorden. Después llena un tazón con agua, dale un pincel a tu pequeño y deja que pinte. ¡Seguro se sorprenderá al ver cómo desaparecen sus pinturas de agua!

7. Haz un laberinto con serpentinas. En un corredor, pega con cinta algunas serpentinas de colores a diferentes alturas de muro a muro ¡y jueguen a que son rayos láser! Pide a tus niños que vayan de un lado a otro sin tocar nada.

8. Convierte la sala en una feria. Coloca algunas estaciones de juegos que tus pequeños puedan recorrer. He aquí algunos de nuestros juegos favoritos: Pelotas en las canastas (alinea canastas de ropa para que los pequeños les lancen pelotas—cada una vale diferentes puntos) o lanzamiento de bolsa de frijoles (arma una pirámide de vasos de plástico y pide a los niños que la derrumben.

9. Piensa en grande. Haz que los juegos tradicionales sean más emocionantes llevándolos a sus versiones en tamaño real. Marca un juego de gato, por ejemplo, en el piso usando cinta adhesiva para pintor. Para las piezas, dibuja X's y O's gigantes en platos de papel. Otra opción fácil: Pide a los niños que dibujen la misma imagen en dos platos y jueguen memoria.

10. Lanzar el cubo. Para tener una fuente constante de inspiración a-qué-jugamos, cierra con cinta una caja mediana para que parezca un dado gigante. En todos los costados, escribe una actividad. Puede ser cualquier cosa, desde saltar como rana 30 veces hasta encontrar tres cosas que empiecen con cierta letra.

11. Organiza una sesión de autorretratos. Saca un montón de revistas y pide a cada niño que corte fotos para pegarlas después y hacer un autorretrato. Si hacen su proyecto en tiempo récord, sugiere que hagan uno para otros miembros de la familia.

12. Convierte la televisión en ejercicio. Si están viendo Thomas & Friends™ todos juntos, diles que la meta es dar cinco saltos cada vez que salga Sir Topham Hatt o cuando Gordon empiece a presumir.