icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Estimulación temprana

Cómo criar un niño agradecido

En el época de dar, te damos ideas para ayudar a tu pequeño a apreciar lo que tiene

COMPARTE
No hay momento de mayor orgullo que cuando tu pequeño contesta de manera correcta y educada o expresa sinceramente un agradecimiento. Pero el otro lado de la moneda puede ser muy amargo cuando le escuchas decir de manera hostil "Ya tengo este juguete." Sin importar cómo sea esta temporada navideña, te presentamos seis maneras de enseñarle a tu hijo la forma de no sólo aceptar un regalo con gratitud, pero hacerlo sinceramente.

Practica las palabras Modela la conducta que quieres ver y escuchar mostrándolo en ti misma. Ya sea que recibas un regalo en verdad o un regalo de ayuda, discute el regalo con el idioma adecuado, explica Jana Martin, Doctora y psicóloga de niños en instituciones privadas en Long Beach, CA. Habla sobre cómo los regalos te hacen sentir y sobre cómo lo usarás.

Escribir y mandar una nota de agradecimiento es tal vez un arte muerto, pero se puede revivir fácilmente dentro de casa. Deja que los niños y pequeños hagan dibujos para dar las gracias o bien, tú puedes dictarles, aconseja Martin. Los niños más grandes pueden hacer notas pequeñas o escribir una postal, pero intenta que el niño sea específico. Hazlo que te explique lo que le gusta exactamente del regalo (por ejemplo, que sea azul y sea su color favorito).

Resalta los ejemplos ¿Ves a alguien más llevando las compras hacia el auto de otra persona? ¿O a algún vecino llevando la basura de la cuadra? Resalta estas acciones a tu pequeño y enfatiza lo importante que es para toda la comunidad cuando uno ayuda a los demás. Haz lo mismo cuando tú y tu hijo escuchen palabras de agradecimiento. "Podrías decir algo así como... esa chica en la fila de la tienda nos dijo gracias, estoy segura de que su mamá está sonriendo por haberla escuchado dar las gracias," resalta Martin. 

Piensa en otros Adrienne Jones, mamá de dos hijas de Long Islanda, NY, hace que sus hijas revisen de manera regular para donar aquellos con los que ya no juegan o ya perdieron interés. "De esta manera, disfrutarán todo lo que venga," explica.

Discute los términos Habla con tus hijos sobre las diferencias en la palabras "necesitar, debo tener y quiero", sugiere Molly Wimbiscus, Doctora, psiquiatra adolescente en la Clínica para Niños de Cleveland. "Las necesidades son primordiales para sobrevivir (agua fresca, aire limpio, techo, comida, amor) mientras que las cosas que se necesitan nos ayudan a funcionar en la vida, como la escuela, el acceso a una computadora, ropa y zapatos," explica. Pero las cosas que uno quiere esperamos para obtenerlas y tal vez, las ganemos con el tiempo. Ahorramos dinero para lo que queremos, pero las necesidades y las cosas que debemos tener son nuestra prioridad.

Haz voluntariado en familia Puedes hablar sobre la gratitud hasta el cansancio, pero las acciones son más fuertes que las palabras. Y hacerlo en familia causa mayor impacto. El barrer las hojas del vecino, alimentar a un gatito solitario o donar una porción de tu mesada para una causa de caridad local ayuda a tu pequeño a ver que él en verdad puede hacer la diferencia en la vida de otros. "De esta manera, con seguridad podrá entender el valor de lo que realmente se le está dando," finaliza Martin.