icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Salud y seguridad

Cómo enseñar a los niños a sonarse la nariz

Resulta más difícil de lo que parece, pero estos consejos pueden ayudarte.

Compartir
Una nariz tapada puede resultar muy desagradable para los niños y también para los padres. Muchos niños pequeños no soportan los espráis nasales, y si bien hay muchos padres que apuestan por los aspiradores nasales, tu hijo tiene que estar de acuerdo para que puedas usarlo. Tarde o temprano, la solución más fácil será enseñarle a sonarse la nariz. ¿Qué puedes hacer?

Para comenzar, ten paciencia. Así como no aprenden a andar, hablar o ir al baño de un día para el otro, a los niños también les cuesta aprender a sonarse la nariz. «Igual que no les darías una bicicleta de diez velocidades y no les pedirías que se montaran sin más, no puedes esperar que un niño coja un pañuelo y se suene la nariz», explica el Dr. Scott Goldstein, pediatra en Chicago y profesor de pediatría clínica en la Escuela de Medicina de la Universidad Northwestern. Empieza dejando que tu hijo observe cómo te suenas la nariz.

Hazlo paso a paso. Cuando tu hijo esté listo para aprender a sonarse, lo que suele ocurrir alrededor de los dos años, explícaselo de forma muy sencilla. «Intenta dividir el proceso de sonarse la nariz en varios pasos para que tu hijo sepa exactamente qué está sucediendo y se sienta más cómodo», dice la Dra. Dina DiMaggio, pediatra en el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York y en la Asociación de Pediatría de Nueva York. «Puedes decirle: "Mamá tocará tu mano con este pañuelo suave. Ahora vamos a ponerlo sobre tu nariz. Con el pañuelo, voy a apretar el agujero del lado derecho de tu nariz hasta que quede cerrado, para que puedas sacar aire y mocos por el otro agujero. Vamos a repetir lo mismo con el agujero de la izquierda. Luego, vamos a limpiarte debajo de la nariz para sacarte todos los mocos, tiraremos el pañuelo sucio y nos lavaremos las manos"».

Practica durante la hora del baño. «Anima a tu hijo a hacer burbujas con la nariz en la bañera haciendo todo el ruido que pueda», sugiere el Dr. Goldstein. (Como siempre, no pierdas de vista a tu hijo mientras esté en la bañera).

Juega. «Haz una carrera para ver quién puede, por ejemplo, mover más deprisa un pañuelo, una pluma o un trozo de papel sobre una mesa, soplando primero con la boca y luego con la nariz», propone el Dr. Goldstein. «También puedes decirle que haga "bailar el pañuelo" soplando con la nariz».

No pierdas los nervios. Si tu hijo necesita tiempo para descubrir qué tiene que hacer para sonarse la nariz, no te preocupes. «Sonarse la nariz no implica curarse antes, no siempre resulta fácil, y puede doler si se hace muy a menudo o demasiado fuerte», dice el Dr. Goldstein. Si tu hijo está muy incómodo prueba a usar un espray nasal y anímale a seguir practicando.