icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Divertirse juntos

Doce juegos para divertirse en casa

Evita el agobio de estar encerrados con estos juegos sencillos y divertidos paraentretenerse en casa.

Compartir
¿Hace demasiado frío para salir o está lloviendo a cántaros? Consigue que los niños no se suban por las paredes con estas ideas divertidas y sencillas.

1. Monta una guerra de bolas de nieve en casa. Llena los calcetines de tus hijos con algodón y luego hazles un nudo para que la "nieve" no se salga. ¡Esconde las bolas por toda la casa y deja que tus pequeños se diviertan como si estuvieran en la nieve! ¿Verdad que dan ganas de disfrutar con ellos como uno más? También puedes preparar una diana. Recorta agujeros de distintos tamaños en una cartulina grande, dale a cada agujero un número diferente de puntos y cuelga la cartulina para hacer puntería.

2. Haz un helado casero. ¿Echas de menos el verano? Entra en calor y haz helados con esta sencilla receta (¡no necesitas ninguna heladera!).

Ingredientes:
½ vaso de leche
1 cucharada de azúcar
½ cucharadita de vainilla
½ vaso de sal gruesa
hielo
una bolsa con cierre del tamaño de un sándwich
una bolsa con cierre de unos 25 x 25 cm

Preparación:
Llena la bolsa pequeña con la leche, el azúcar y la vainilla, apriétala para sacarle el aire y ciérrala bien. Llena la bolsa grande con la sal y el hielo. Luego, coloca la bolsa pequeña con la leche, el azúcar y la vainilla dentro de la bolsa grande. Cierra también la bolsa grande. Pide a tus hijos que agiten la bolsa durante 15 minutos. Antes de servir el helado, añade más ingredientes a tu gusto, como pepitas de chocolate o fresas.

3. Sugiéreles un desafío para pintar. Si tus hijos se aburren dibujando nada más coger los lápices, haz que se diviertan más haciéndoles pintar con los ojos vendados, usando la mano con la que no escriben o incluso con los codos o los pies. Dales ideas específicas para que puedan concentrarse en un objeto, como un retrato de su mascota.

4. Convierte la bañera en una isla. Si ya no aguantas más el frío polar que hace fuera, convierte tu bañera en un oasis tropical. Ponle el traje de baño a tu pequeñín (¡también puede ponerse unas gafas de sol!) y llena la bañera de espuma. Dale varios juguetes de playa y de baño, pon música de verano y monta una fiesta playera.

5. Monta una pequeña pista de hielo. Llena una bandeja de horno con agua y congélala. Dile a tu hijo que coja sus figuras y muñecos preferidos para vivir una aventura sobre hielo. Saca la bandeja cubierta de hielo y deja que tu hijo juegue a patinar con sus figuras y muñecos. Además, también puedes usar rotuladores para dibujar varios círculos de colores sobre el hielo. Los niños mayores de tres años pueden usar una pieza pequeña de algún juego para ver si pueden deslizarla sobre el hielo y conseguir que se detenga dentro de los círculos.

6. Pinta con agua. Prepara un cartón para esta actividad que no mancha. Luego, llena un bol con agua, dale a tu hijo un pincel y déjale pintar lo que quiera. ¡Seguro que se queda fascinado viendo cómo sus dibujos de agua desaparecen!

7. Haz un laberinto con serpentinas. En un pasillo, ¡pegad varias serpentinas de colores de pared a pared a diferentes alturas e imaginad que son rayos láser! Anima a tus hijos a cruzar el pasillo sin tocar ninguna serpentina.

8. Convierte el salón en una feria. Prepara varios rincones con juegos diferentes para que tus hijos puedan pasar de uno a otro. Te proponemos algunos de nuestros juegos preferidos: baloncesto con cestas de la ropa sucia (prepara una hilera con varias cestas para que tus pequeñines les lancen pelotas; cada cesta vale un número diferente de puntos), tiro al vaso (haz una pirámide con vasos de plástico y anima a tus hijos a hacer puntería para derribarla).

9. Juega a lo grande. Consigue que los juegos tradicionales sean más divertidos haciéndolos a tamaño descomunal. Por ejemplo, dibuja un tablero de tres en raya en el suelo con cinta de papel. Para hacer las piezas de juego, haz varias X y O gigantes con cartulina. Otra opción fácil es que tus hijos repitan dos veces unos cuantos dibujos grandes en varias cartulinas para hacer un juego de memoria.

10. Tira el dado de los juegos. Si necesitas inspiración para decidir «a qué jugamos ahora», coge una caja mediana y ciérrala con cinta adhesiva de modo que parezca un dado gigante. Escribe el nombre de una actividad en cada cara. Puedes escribir cualquier actividad, desde saltar como una rana treinta veces hasta encontrar tres objetos que comiencen por una letra.

11. Haz un autorretrato. Prepara varias revistas y di a tus hijos que recorten imágenes para pegarlas y hacerse un autorretrato. Si acaban su autorretrato muy deprisa, sugiéreles que hagan también un retrato de otros miembros de la familia.

12. Convierte la televisión en una actividad física. Si estáis todos reunidos viendo a Thomas y sus amigos, di a los chicos que su objetivo es dar cinco saltos de tijera cada vez que aparezca el Revisor Gordinflón o cada vez que Gordon comience a fanfarronear.