Acerca de Fisher-Price®
 
Fisher-Price® tiene 90 años, pero nos comportamos como si tuviéramos cinco. Porque para poder crear cosas increíbles para bebés y niños, tenemos que ponernos en sus pequeños zapatos y ¡nos encanta!

¿Cómo comenzó todo?

Había una vez (en 1930) un hombre llamado Herm Fisher, quien creyó que el mundo necesitaba mejores juguetes, que despertaran la imaginación por medio de la diversión. Para lograrlo, unió fuerzas con Irving Price y Helen Schelle. Fue así como surgió la primera línea de juguetes, “16 hopefuls” que incluía un par de encantadores patitos.

Desde entonces, hemos desarrollado lo que se conoce como artículos para bebés, es decir, artículos que ayudan a que los bebés y sus padres se relajen, aprendan y se diviertan durante sus primeros meses; además, estos productos son los más populares en las fiestas de ‘baby showers’.

El pensar que nuestros fundadores (Fisher, Price y Schelle) estarían felices al ver todo lo que se ha creado, es una excelente motivación para seguir innovando con nuevos productos.

Con el tiempo los juguetes cambian, los artículos para bebés evolucionan y la tecnología se transforma, sin embargo, hay algo que permanece por siempre: ¡los niños sólo quieren divertirse!

El laboratorio de juegos

Detrás de todo lo que hacemos, está nuestro laboratorio de juegos. Desde 1961, hemos invitado a los pequeños a jugar, para que hagan ruido, presionen botones, derriben bloques y derroten a los malos. Mientras los niños se divierten, nuestros expertos en investigación infantil, diseñadores e ingenieros son testigos de cómo funcionan sus brillantes y jóvenes mentes, e incorporan nuevos detalles y funciones a los productos que hacen de cada interacción con nuestros juguetes, la experiencia más satisfactoria y divertida.

¡Seamos niños!
 
Te invitamos a recordar lo que es ser niño. Cuando todo lo que había a tu alrededor era un juguete y lo único que necesitabas era un poco de imaginación para hacer posible la diversión. Tírate al piso, canta con los árboles, ponle pausa a tu vida de adulto y disfruta más tiempo siendo niño. La diversión es el lugar en donde todos crecimos y siempre podrás volver.