Así empezó todo

Hace mucho tiempo (en 1930), Herm Fisher creyó que el mundo necesitaba juguetes mejores. Juguetes que "despertaran la imaginación de los más pequeños y que fuesen innovadores, sorprendentes y divertidos". En ese momento cuando Herm se asoció con Irving Price y Helen Schelle. Juntos lanzaron su primera línea de juguetes a la que denominaron "Los 16 iconos" e incluía un par de adorables patitos.

Desde entonces, hemos desarrollado lo que se conoce como productos de puericultura. Se trata de productos que permiten a padres y bebés relajarse y disfrutar de los primeros meses. Además, son perfectos para las listas de "baby showers".

También nos acordamos de cómo surgió todo: la sonrisa de Fisher, Price y Schelle fue suficiente para seguir adelante. Porque los juguetes cambian, los productos para bebé crecen y la tecnología se transforma, pero hay una cosa que nunca cambia: los niños quieren divertirse.

Nuestro Laboratorio de Juego

Detrás de todo lo que hacemos está nuestro Laboratorio de juego. Desde 1961, hemos invitado a los niños a jugar. En el Laboratorio se puede hacer mucho ruido, pulsar todos los botones, tirar los bloques y acabar con "los malos." Y mientras ellos disfrutan, nuestros expertos en investigación infantil, diseñadores e ingenieros son testigos de cómo funcionan estas jóvenes y brillantes mentes. Toman nota de cómo aprenden y lo añaden a las funciones y diseño de productos haciendo que jugar con nuestros juguetes sea toda una aventura y muy DIVERTIDO.

Let's be kids

Recordemos lo que es volver a ser pequeño. Cuando todo era algo con lo que jugar y solo se necesitaba una pizca de imaginación para que sucediera algo súper divertido. Sentémonos en el suelo, cantemos a los árboles y pasemos menos tiempo haciéndonos mayores y más, haciendonos pequeños. Todos hemos crecido jugando y siempre podemos volver a hacerlo.