Artículos y temas
Tiempo de calidad a los dos años
Hemos escrito esta actividad de "tiempo de calidad" teniendo en mente a los niños de 2 y 3 años de edad. Sin embargo, haciendo pequeños cambios al libreto, puede ajustarla a los niños de 5 años o más. No necesita más que un artículo: masa para hacer galletitas.

¡Hacer galletitas!, "¿Qué?", protestarán algunos. “¡Dejar que un niño de 2 años juegue con la masa para hacer galletitas!". También se pondrán de manifiesto las protestas más básicas: "Yo trabajo 40 horas semanales, así que en nuestra casa, las galletitas salen de un paquete". (Esa es la realidad para muchos de nosotros hoy día.) Aún así, compre un paquete de masa para hacer galletitas en la sección de nevera del supermercado, y adelante. Ahora bien, si usted es tan moderno que su cocina no tiene una bandeja de horno, haga una de papel de aluminio. Y si ni siquiera tiene cocina, ¡arrégleselas!

Esto funciona sólo con cierto tipo de masa para hacer galletitas, la que se puede estirar y formar bolitas con ella, y entonces aplastar con un tenedor. Primero, lávense bien las manos. Entonces coloque una silla de espaldas y deje que se suba a ésta para alcanzar el tope. Déle un pedazo de la masa y demuéstrele cómo estirarla y hacer bolitas con ella. Haga los siguientes comentarios: "¿Ves cómo hago bolitas con la masa? ¿Puedes hacerlo?". No espere que lo haga perfectamente bien. Pregúntele: "¿Parece una bolita?". Luego de haber hecho varias, deje que las aplaste con la mano. No le dé un tenedor, ni siquiera uno de plástico, cuando esté en esta posición tan precaria. Además, se divertirá más aplastándolas con sus propias manos. Arréglelas un poco y recuérdele que las galletas horneadas saben mucho mejor que la masa cruda. Haláguelo por su trabajo. Esta actividad tal vez acapare su atención sólo durante la preparación de una bandeja llena de galletitas. No obstante, si sigue interesado, prepare otra masa mientras se cocina la primera tanda. Esto lo ayudará a pasar el tiempo de espera. De vez en cuando, coméntele cuánto tiempo falta para que estén listas. "Tus galletitas van a estar listas en cinco minutos". Si tiene un reloj de pared, muéstrele con las manecillas el tiempo que falta. Dígale: "Cuando escuches la alarma del reloj, estarán listas.".

Una vez saque las galletitas del horno y de la bandeja de hornear, tomen el té con las galletitas que prepararon. Asegúrese de enseñárselas a los otros miembros de la familia y permita que halaguen su trabajo. Diviértanse y no coman demasiadas galletas.

Una nota sobre el género en esta actividad. Los escritores de hoy día tienen mucho cuidado con el uso de "él" y "ella" cuando escriben sobre niños, para no excluir el "ella" como se hacía antes. Casi siempre, en vez de escribir algo raro como "él o ella" todo el tiempo, prefiero alternar. Esta vez escogí "él" para esta actividad a fin de hacer claro que la misma aplica tanto a los niños como a las niñas. Además, escribo por experiencia propia: mi hijo se podía quedar dos horas completas de pie en la silla, si yo podía preparar tanta masa.