Artículos y temas
¿Qué es criar con debilidad?
Con el transcurso de los años y en mi práctica de terapeuta familiar y sicólogo infantil, he pasado cada vez más tiempo aconsejando a padres cuyos hijos llevaban la batuta. En la década de 1980, comencé a usar la frase "criar con debilidad" para referirme a este estilo de criar a los hijos. Cuando daba charlas sobre el tema de la crianza de niños, el público se reía cuando escuchaba por primera vez esa expresión. Les explicaba que los padres de carácter débil son gente verdaderamente buena que quieren a sus hijos y que quieren lo mejor para su familia. Luego les explicaba que muchos padres se convertían en padres de carácter débil al caer dentro de la filosofía moderna sobre la crianza de los hijos. Esa filosofía hacía hincapié en cuatro puntos claves que, en realidad, le daban poder sobre sus propios padres. Los cuatro puntos son:

  • Cada niño necesita autoestima para tener éxito en la vida. En otras palabras, los padres tienen que admitir que regañar, castigar, mandar, dar órdenes y exigir son acciones que perjudican la autoestima del niño.


  • Las familias deben funcionar de acuerdo con los principios democráticos. En vez de ser los padres los líderes de la familia, se les fomenta el que discutan con sus hijos diferentes asuntos, que lleguen a acuerdos y que negocien con sus hijos.

  • Los padres buenos tienen que hacer todo por sus hijos. En otras palabras, mientras más dé un padre, mejor padre es.

  • Los padres deben comunicarse con sus hijos casi de la misma manera como un terapeuta habla con un niño durante una sesión de terapia


  • Todas estas ideas surgieron de profesionales muy inteligentes, pero no que tenían hijos. En poco tiempo, las revistas de crianza de niños estaban llenas de artículos que apoyaban este nuevo tipo de filosofía. Uno de los artículos que leí les advertía a los padres que el castigo podía causar que un niño creciera sintiéndose "sin raíces y desconectado". Otro artículo se centraba en lo que un padre puede hacer si su hijo rehúsa irse al "rincón de castigo". La recomendación era que el padre le dijera al niño: "Entonces, me voy yo antes de que diga algo por lo cual tenga que arrepentirme.".

    Es difícil creerlo, pero todo esto se vio por todos lados y los padres comenzaron a absorber todas estas ideas. Las escuelas contrataron a expertos, a $10,000 el día, para enseñar a los maestros a cómo usar estas ideas en los salones de clase.

    • Se cancelaron las competencias de deletrear porque sólo un niño podía ganar y esto era perjudicial para la autoestima de los demás.

    • Por la misma razón, se eliminaron los premios de las ceremonias de graduación.

    • Los niños pasaban el día recitando frases como: "Soy el número uno.", "Soy fabuloso.", Soy genial.".
    • Las competencias atléticas se arreglaban para que cada niño recibiera un trofeo.

    • Para no perjudicar su autoestima, los estudiantes fracasados se pasaban al próximo grado. A esta práctica se le llamó "promoción social".

    • Los niños recibían gran cantidad de halagos todo el día por parte de sus maestros, en ocasiones sin habérselo ganado. La creencia era que no es cierto que se pueda halagar demasiado a un niño.


    • Pues bien, en pleno año 2005, si usted menciona el movimiento de autoestima frente a un asamblea de maestros, lo más seguro que le contesten con abucheos. ¿Por qué? Porque no sólo no funciona, sino porque inspira a los niños a ser exigentes, egocéntricos, a sentir que se lo merecen todo y a no ver al maestro como la figura de autoridad. El respeto a los maestros ha disminuido grandemente, y pelear y debatir con ellos dentro del salón de clase se ha convertido en lo común y corriente.
    • Los padres han experimentado frustraciones similares. En vez de respetar el "no", sus hijos continúan haciendo lo que se les ha dicho que no deben hacer. En vez de estar satisfechos y agradecidos con los servicios especiales y los regalos que han recibido, los niños, en general, cada vez exigen más de los padres.

      Ahora vemos una retrospección del movimiento de autoestima que ha hecho tan difícil la vida a los padres y maestros. El Presidente de Estados Unidos ha ordenado a las escuelas detener las promociones sociales. Los estados han aumentado sus estándares escolares y se espera que los estudiantes tengan un mejor desempeño. Los uniformes escolares y los toques de queda están de moda. Los expertos en crianza de hijos ahora aconsejan a los padres a volver a lo fundamental. Se ha vuelto a usar la palabra "estricto". Y nuevamente, los padres y maestros saben con certeza que la autoestima se alcanza con lograr lo que se proponen, la autodisciplina, con aprender destrezas nuevas y con tratar con respeto a los demás.

      Durante los próximos meses, planifico presentar una variedad de artículos para ayudar a todos los padres que estén interesados en tratar el síndrome de criar con debilidad. Les demostraré cómo reducir el estrés en la crianza de sus hijos y sentir mayor placer de tener una familia.