Artículos y temas
Cómo lograr que su hijo se comporte
Cuando el asunto es tratar de que su hijo se comporte, quizás no haya etapa más retante que cuando tienen entre uno y dos años y medio. Resumamos cómo será el niño en esa etapa:

  • Es testarudo porque quiere demostrar que dejó de ser un bebé.


  • No tiene consciencia.


  • Su principio de vida es: si es divertido y se siente bien, es lo que quiero hacer.


  • Tiene muy poco juicio. No puede pensar en el futuro ni anticipar en qué manera su conducta puede meterlo en problemas o en una situación peligrosa.


  • Tiene total entusiasmo por explorar el mundo.


  • Es increíblemente egocéntrico; quiere lo que quiere y cuando lo quiere.


  • Tiene poca tolerancia a la frustración, por lo que tiene una rabieta tras otra.


  • Tiene poco autocontrol y no puede recordar las reglas del día anterior.

Si tiene todo esto en mente, puede entender que el error más grande que cometen los padres con los niños es esperar demasiado de ellos. El resultado es que muchos padres concluyen que algo está mal con su hijo o que ellos, como padres, están haciendo algo incorrecto. Creo que si los padres leen sobre esta etapa de la niñez, esto los ayudará a no ser tan severos con sus hijos y con ellos mismos.

Hay dos estrategias de las cuales muchos padres pueden depender para modificar la conducta de sus hijos en esta etapa y ayudarlos a ser más civilizados. Una de ellas se llama "disciplina" y la otra "administración". En esta etapa tan especial, los padres aplican más la administración que la disciplina. Me explico:

  • Cuando usted escoge un restaurante donde el servicio es rápido y lleva la cartera llena de creyones y un par de juguetes, está administrando a su hijo.


  • Cuando le quita los bloques al niño porque los está lanzando contra la lámpara y los coloca en un estante alto, entonces está disciplinando a su hijo.


  • Cuando coloca protectores en las tomas de electricidad de la casa y protege las puertas del armario donde guarda su colección de discos compactos, está administrando a su hijo.


  • Cuando lleva al niño a la esquina de la habitación porque le estaba pegando al bebé y se quedan ahí parados por un minuto, disciplina a su hijo.


  • Cuando van a la iglesia o al templo y se sientan en la parte de atrás donde hay una salida cerca y puede salir antes de que termine el servicio, está administrando a su hijo.


  • Cuando pone al niño dentro del corral o detrás de una reja porque lo está mordiendo, está disciplinando a su hijo.


  • Cuando usted escoge por lo que va a pelear, ya que sabe que a esta edad hay que tener prioridades o de lo contrario se volvería loco diciendo que "no" a todo, entonces está administrando a su hijo.


  • Cuando sorprende a su hijo haciendo algo que usted aprueba y quería que hiciera, y lo halaga por ello, está disciplinando a su hijo. Esto se llama "pasarles la mano cuando son buenos, como a los perritos".


  • Cuando se inventa un juego relacionado con alguna tarea, como recoger, está administrando a su hijo. "Tú recoges los juguetes grandes y yo los pequeños, y vamos a ver si le puedes ganar a mamá.".


  • Cuando le da las gracias al niño por haber cooperado, lo está disciplinando. Le provee una recompensa por haber hecho lo que usted quería y la recompensa es recibir su atención.


  • Cuando establece una rutina para ir a dormir para ayudar a que ese momento sea más placentero, entonces está administrando a su hijo.

Entre el año y los dos años y medio es una etapa en la cual la administración es muy importante, por lo que me gusta mucho usar los relojes automáticos de la cocina, porque sirven para:

  • Anunciarle al niño que ya es hora de acostarse a dormir.


  • Notificarle al niño que ya no puede jugar más con él.


  • Anunciarle que es momento de recoger y guardar los juguetes.


  • Dejarle saber al niño que ya terminó el tiempo de "castigo".