Artículos y temas
Cómo criar a un niño emocionalmente saludable
A veces creo que el ruego de todo padre es: "Espero que esto sea sólo una etapa.", y el de las maestras es "Espero que crezcan durante el verano.". El tiempo puede "curar" muchos problemas. Sin embargo, los padres y maestros necesitan saber cuándo tomar acción para ayudar más directamente a un niño que no va muy bien en la vida.

¿Qué es un niño mentalmente perturbado?
Todo niño necesita aprender seis lecciones en la vida para poder tener salud emocional. Necesita aprender a :
  • confiar en el mundo y sentir optimismo en que la mayoría de las personas son buenas con ellos;
  • hacer amistades y mantenerlas;
  • comunicar sus sentimientos para que los demás pueden entender sus necesidades;
  • amar a ambos padres y sentirse ligado a ellos;
  • gustarse a sí mismo y sentirse especial;
  • lidiar con los problemas de la vida sin empeorar las cosas con soluciones contraproducentes.

El niño que no va bien en la vida no tuvo éxito en aprender estas seis lecciones básicas; tiene problemas en la mayoría de estas áreas o en todas. Por lo general, un niño emocionalmente perturbado:
  • es negativo y espera que le vaya mal en la vida;
  • no puede hacer amistades ni mantenerlas;
  • no puede lidiar bien con los problemas del diario vivir;
  • no puede hablar acerca de sus sentimientos;
  • no quiere a uno de sus padres o a ninguno;
  • se siente disgustado con su persona;
  • se ayuda a sí mismo haciendo cosas que sólo empeoran su vida. Tiene actitudes contraproducentes.


¿Cómo puede un padre saber cuando un niño necesita consejería profesional?
Existen seis conductas básicas que un niño mentalmente perturbado va a reflejar. Un niño que necesita ayuda profesional demostrará muchas o todas estas conductas durante periodos de más de dos meses:
  • baja su aprovechamiento escolar;
  • sus amistades disminuyen;
  • se torna más triste que feliz;
  • deja de cooperar;
  • no es un hijo divertido de criar;
  • la vida familiar parece girar en torno al niño perturbado.

Sí, los niños pasan por muchas etapas en la vida y el tiempo puede curarlo todo. No obstante, hay niños que se estancan en su desarrollo emocional. En esos momentos es cuando el padre tiene que consultar con un experto en salud emocional, tal y como lo hacen cuando llaman al pediatra para consultarle algo sobre la salud física de su hijo.

La mayoría de los expertos concuerda en que un fuerte sentido de confianza en sí mismo es la clave para una personalidad saludable. Es el sentimiento mágico de que "Estoy bien.", "Soy una buena persona.", "Soy amoroso y especial.". A continuación, ofrezco siete consejos para ayudar a su hijo a tener confianza en sí mismo:
  • enséñele destrezas nuevas que nunca antes tenía;
  • apóyelo cuando la vida sea dura y decepcionante con él;
  • disfruten juntos de una actividad por lo menos dos veces en semana;
  • prémielo cuando no se dé por vencido;
  • pídale ideas y opiniones;
  • dígale que para aprender es normal y necesario cometer errores;
  • demuéstrele su amor con abrazos, besos y caricias.

Un niño saludable se convierte en un adulto exitoso, y eso es lo que todo padre quiere.