¿Cómo el juego impulsa el aprendizaje?
Durante el primer año, no hay distinción entre jugar y aprender. Entre más juegue el bebé con los objetos del mundo, más aprenderá acerca de ellos. Tomemos las formas, por ejemplo: tu bebé aprende que algunas cosas ruedan y otras no; algunas se pueden apilar y crear bonitas figuras y otras no. Y el tamaño: Tu bebé aprende que las cosas pequeñas pueden caber en las más grandes, pero lo opuesto no funciona. Conforme tu pequeño aprende más sobre el mundo, te encontrarás orgullosa de los logros de los que eres testigo; y tu bebé empezará a sentirse un experto también. Esta percepción de logro es crucial para el desarrollo de tu bebé y para tu propio sentido de orgullo como madre. Los padres pueden sostener lejos un juguete para que se estire y lo tome; un logro en sí mismo que merece tu alegre felicitación. Cuando das a tu bebé un sentido de reconocimiento y aprobación, verás una respuesta inmediata en forma de una sonrisa o un movimiento rápido de la mano. Al recompensar a tu bebé por lo que haya logrado; incluso un juego simple de escondidas, le estarás fomentando una auto-imagen positiva. Con este sentido de confianza y optimismo, tu bebé crecerá y se convertirá en un niño con confianza en sí mismo, capaz de tomar nuevos retos en un abrir y cerrar de ojos.

Para los bebés, jugar es en realidad aprender. Es a través de las experiencias de juego que aprenden más sobre el mundo que los rodea. Y la exploración es el estímulo para el aprendizaje. Si se les motiva en esta edad, se convertirán en activos exploradores y les gustará aprender a lo largo de su infancia. Tu bebé aprende sobre los objetos al tocarlos, y entre más cosas se manipulen, más se aprenderá. Cuando el bebé se pregunta: "¿Qué tipo de sonido hará esto cuando lo tire dentro de la cubeta? ¿Cómo se ajustan estas formas chistosas una con la otra? Mi torre de bloques se acomoda mejor si pongo los bloques grandes en la base ¿verdad?, es la manera en que el pequeño encuentra respuestas a través del juego.

Con cada nuevo descubrimiento, la diversión y el aprendizaje se mueven a un nuevo nivel. Cuando los juguetes ofrecen varias actividades con retos cada vez mayores, los bebés fortalecen y construyen nuevas habilidades. Estos intentos tempranos y a veces inseguros de controlar una nueva habilidad requieren de muchas sesiones de práctica. Como todo nuevo padre, pronto descubrirá que los bebés pueden empujar, jalar y agarrar. Pero al principio, los bebés encuentran dificultad al manejar los movimientos pequeños y finos de la muñeca y los dedos que se requieren para las maniobras más delicadas, como presionar un botón pequeño en un teléfono de marcación por tonos. Estas habilidades llegarán pronto.

Una de las lecciones más importantes para los padres es esta: hay que darle tiempo al pequeño para ir desarrollando cada habilidad, pónganle retos que vayan acorde con su edad. Si, por ejemplo, le das al pequeño un juguete con el que solo un niño más grande puede interactuar con éxito, ese pequeño terminará sintiéndose frustrado y obstaculizado, no inspirado y triunfador. Al dar a tu bebé juguetes y centros de actividades apropiados para su edad, le ayudarás a crear ese sentido de aprendizaje y logro desde una edad muy temprana.
Dr. Bettye M. Caldwell Ph.D. Professor of Pediatrics in Child Development and Education