Artículos y temas
¿Volverá mi hija a dormir como antes, después de la dentición?
P: A mi pequeña de siete meses le están saliendo los dientes y se despierta por las noches. Antes dormía muy bien; por lo general, sin despertarse, desde las 10 de la noche hasta las 8 de la mañana. Esta semana se ha despertado dos veces de la siesta llorando. Sé que este patrón anómalo de sueño puede deberse a que le están saliendo los dientes, pero ha empezado a golpearse el lado derecho de la cabeza con los nudillos. ¿Es esto normal durante la dentición, o hay algo que no lo es? La niña no lo hace a todas horas, sólo esporádicamente.
R: Al parecer la niña lo está pasando mal con la dentición. Normalmente a los bebés les empiezan a salir los dientes cuando tienen entre cinco y siete meses. La señal típica de la dentición es que babean, se muerden las manos y muerden los juguetes. Además, debido a la incomodidad de que los dientes tienen que cortar la encía, los bebés pueden inquietarse y tener dificultades para comer y para dormir.

Puesto que el dolor en los dientes y las encías del niño también puede irritar los nervios que suben por los lados de la cabeza, es frecuente que los niños que están en la edad de la dentición se froten las orejas o se golpeen en los lados de la cabeza como hace tu hija. Por otra parte, éstas también pueden ser señales de una infección del oído, que también son frecuentes a esta edad. Cuando los bebés están acostados, la presión de una infección ótica es mayor, de modo que los niños que padecen de estas infecciones tienen dificultades para dormir. Si la niña continúa golpeándose la cabeza, y especialmente si muestra otros síntomas como fiebre, vómitos o diarrea, haz que la vea el médico. No pienses que es sólo la dentición. Ésta puede ser la señal de una enfermedad.

He aquí algunos consejos para aliviar la incomodidad de la dentición:
  • Dale a la niña cosas para que mastique; esto puede ayudar aliviar la incomodidad y a que los dientes salgan a través de las encías. Está bien que se muerda las manos, siempre que se las laves con frecuencia. También puedes lavarte bien las tuyas y frotarle las encías con el dedo o con un paño limpio y húmedo que haya estado en la nevera durante unos 30 minutos. Los chupetes y los juguetes con mordedores resultan muy útiles. Por motivos de seguridad, dale juguetes de una sola pieza para evitar que se ingiera las partes desmontables y le asfixie. No ates juguetes alrededor del cuello de la niña pues podría asfixiarse. Algunos niños prefieren que el chupete o el chupador se hayan enfriado antes en la nevera. Una vez que le hayan salido los dientes, no uses chupadores con líquidos en su interior pues los dientes podrían romperlos y el líquido podría ser nocivo. También puedes darle alimentos duros para que mastique, por ejemplo galletas para la dentición o trozos de rosquilla fríos. Vigila siempre atentamente a la niña para que no se atragante.


  • Si la niña aún se siente incómoda con la dentición, piensa en la posibilidad de darle algún medicamento. Puedes darle un gel para la dentición. Las encías se duermen al frotarlas con este gel. Los analgésicos y antiinflamatorios como el paracetamol o el ibuprofeno también pueden ser de gran ayuda. Consulta al pediatra acerca de la dosis recomendada. No le des aspirina a la niña pues éste compuesto puede causar síndrome de Reye y daños cerebrales. Recuerda que tu hija posiblemente superará la incomodidad de la dentición en una o dos semanas. Con tu ayuda podrá recuperar su horario normal de sueño. Pero la dentición no ha terminado, prepárate para la salida de los cuarto dientes de arriba en los próximos dos meses.
Karen Sokal-Gutierrez M.D., M.P.H. Pediatrician