Artículos y temas
Crear lazos afectivos con tu bebé
En contra de lo que mucha gente piensa, los padres no siempre establecen lazos afectivos con sus bebés recién nacidos de forma automática. La creación de lazos afectivos no es instantánea, sino que forma parte de un proceso. La intensa conexión entre padres e hijos crece gradualmente a medida que se van conociendo y, de forma natural, empiezan a quererse.

¡Tócame!
Uno de los mayores estímulos para la creación de lazos afectivos son los abrazos y el cariño. Los expertos dicen que, al nacer, el tacto es el sentido que tenemos más desarrollado. Además, también es el primero que se desarrolla en el útero materno. Por eso, tu bebé quiere que lo toques y responde a los abrazos, las caricias y los mimos, sobre todo si su piel está en contacto directo con la tuya.

Todos los bebés son distintos, así que unos quieren y necesitan más mimos que otros. Si bien puede parecer agotador sujetar a tu bebé en brazos siempre que te lo pida, a la larga merece la pena. Tu atención cuidadosa en los primeros meses hará que tu bebé se sienta más seguro, feliz y tranquilo antes de cumplir su primer año.

Mirar directamente a los ojos
Al nacer, los ojos de un bebé solo pueden enfocar objetos que estén a una distancia de entre 25 y 40 cm. No es casualidad que esta sea exactamente la distancia que hay entre tu cara y la de tu bebé cuando lo tienes en brazos.

Varios estudios han demostrado que los recién nacidos prefieren mirar a un rostro humano más que a cualquier otra cosa, sobre todo cuando pueden establecer contacto visual. Finalmente, tus miradas de cariño te recompensarán con un momento mágico: la primera sonrisa de tu bebé. Si tu bebé deja de mirarte, quiere decir que ya ha tenido suficiente y necesita descansar.

Pecho o biberón
Si bien dar el pecho no resulta imprescindible para establecer unos buenos lazos afectivos, a los bebés les encanta el contacto que consiguen mientras maman. Sin embargo, alimentarse con un biberón también puede llegar a ser una experiencia gratificante para el bebé. Recuerda sujetarlo estrechamente en brazos mientras le das la toma.
Dr. Bettye M. Caldwell Ph.D. Professor of Pediatrics in Child Development and Education