Artículos y temas
Aprender a jugar solo
Los padres y las madres a menudo sienten que para que sus hijos pequeños no se aburran deben acompañarlos en todo momento desde que se despiertan, y no es así. Aprender a jugar es una habilidad importante que todos los niños deben adquirir, pero además, tu hijo estará de mejor humor si procuras no jugar con él absolutamente todo el tiempo. Si tu hijo necesita una pausa, es posible que se gire de espaldas, se muestre nervioso o llore. Adáptate a las indicaciones de tu hijo. Si respetas su deseo de jugar solo (sin dejar de vigilarlo), le mostrarás que estar solo también puede ser bueno.

Además, puedes animar a tu hijo a desarrollar la capacidad de entretenerse solo. Proponle alguno de sus juegos o actividades preferidos. Juega durante unos minutos y luego retírate para observar cómo juega. En cuanto tu hijo se sienta cómodo sin que estés cerca, escóndete unos minutos. (Por supuesto, asegúrate de que no haya ningún peligro a su alcance y no le pierdas de vista.) Cuando tu hijo se dé cuenta de que no estás, quizá se asuste, pero probablemente se tranquilizará en pocos minutos y seguirá absorto en su actividad o juguete. Si intentas dejar de llevar siempre la iniciativa en los juegos, estimularás la creatividad de tu hijo.

El aprendizaje a través del juego es la principal "ocupación" de tu hijo, mientras que para ti será una gran gratificación.
Dr. Bettye M. Caldwell Ph.D. Professor of Pediatrics in Child Development and Education