Articles and Topics
¿Qué tipo de juguete y de juegos estimulan las habilidades?
Los bebés se divierten muchísimo con juguetes muy simples. Busque juguetes que provean diferentes reacciones a diferentes acciones, como los juguetes que rechinan cuando el bebé los aprieta o un juguete musical que responda cuando el bebé oprima un botón.

Durante estos encuentros es que los bebés se percatan de su poder y se dan cuenta de que sus acciones tienen consecuencias. Además, sus exploraciones se ven recompensadas con nuevas habilidades y mientras más jueguen, más lecciones aprenderán.

Mientras el bebé va aprendiendo el concepto de acción y reacción, usted está ahí para guiarlo y darle refuerzo con palabras. Durante este periodo, el registro vocal del bebé se vuelve más complejo. Quizás el niño hasta intente emitir su propia versión de las palabras que escucha a su alrededor.

Inicie juegos que refuercen los conceptos que el bebé explora a diario mediante el juego. Ayúdele a aprender conceptos como "arriba" y "abajo", "encendido" y "apagado", no sólo subiendo las escaleras y encendiendo la luz, sino levantándolo y bajándolo suavemente en el aire, mientras le canta algo como: "¡Primero para arriba!" y "¡Luego para abajo!".

Trate de hacer que las experiencia sea exitosa. Si sostiene un juguete para el bebé, espere hasta saber que está a punto de alcanzarlo y, entonces, póngaselo en la mano. Cuelgue objetos de la cuna o de un gimnasio de actividades, como a unas diez pulgadas de la nariz del bebé y bien al alcance de la mano cuando estire el brazo, para que le provea un juego ideal en esta etapa.

El bebé tratará de alcanzar una pelota suspendida y, a veces, logrará alcanzarla y continuar el movimiento agarrado a ésta. Un sonajero liviano, colgado de la misma manera, ofrece una alternativa interesante: el bebé descubrirá que al manotearlo, produce un ruido placentero, además de movimiento. Cuelgue una variedad de objetos que se comporten de manera diferente cuando el bebé los haga oscilar y vea lo mucho que se divertirá con el descubrimiento: "Veo eso, hago esto y algo ocurre". Asegúrese de que si el objeto cayera dentro de la cuna, no le haría daño al bebé por su peso o por que se pueda estrangular con éste, ni que representaría un peligro de otro tipo. Esté presente siempre que el bebé esté jugando.

Si el bebé está golpeando el piso con unos bloques, únase a él y comparta su entusiasmo por tan divertido juego (¡cosa que la mayoría de los padres disfruta de todas maneras!). Dígale algo como: "¡Escucha cómo suenan los bloques!" cuando sea su turno para golpear el piso. El uso de palabras descriptivas y expresivas ayuda a que el bebé relacione los sonidos del habla con el significado real.

Los juegos clásicos con el bebé, como esconderse y aparecer de repente, también son actividades que estimulan las destrezas de pensamiento. Cuando se tapa la cara con las manos, el bebé espera que usted "aparezca" y anticipa ver su rostro. Cuando finalmente aparece, el bebé se sorprende y se emociona. A los bebés les encanta utilizar su nueva habilidad para anticipar un suceso; algo que se convierte en una destreza crucial cuando es adulto. Aun cuando el bebé llega al punto en que ya puede saber que hay algo ahí aunque no lo vea, todavía se sorprende cuando usted aparece y se llena de alegría.