Articles and Topics
¿Qué tipo de fórmula de bebé debo comprar?
Qué tipo de fórmula comprar es decisión suya. La que viene lista para usarse es más cara, pero también la más conveniente, ya que no tiene que preocuparse por añadirle agua. Sin embargo, puede ser pesada de cargar, como son los concentrados líquidos que se mezclan con agua. La más liviana y barata es la fórmula en polvo, la cual resulta práctica si va de viaje. Al mezclar la fórmula, siéntase tranquila de utilizar agua de la llave; el agua embotellada no ofrece mayores ventajas y tampoco se recomienda, ya que no siempre tiene fluoruro para proteger los dientes.

Para el segundo mes, el bebé estará tomando de 24 a 32 onzas de leche diarias. No haga caso del viejo consejo de añadir cereal de arroz a la fórmula, porque le cambia el balance nutricional. No obstante, si el pediatra piensa que el bebé podría usar una fórmula más espesa, quizás le sugiera una que tenga almidón de arroz fácil de digerir y el mismo contenido nutricional que las demás fórmulas para bebé.

Una vez que el bebé comience a ingerir sólidos, por lo general en algún momento entre los cuatro y los seis meses, dependiendo de lo que el pediatra le aconseje, déle el biberón sólo cuando lo pida. Esto significa que debe prestar atención a las señales de que el bebé tiene hambre y quiere la fórmula para no fomentar que consuma más de la que desea o necesita. Con suerte, ya para este momento el bebé comienza a dormir seis o siete horas corridas en la noche, lo que elimina la necesidad de alimentarlo las 24 horas del día.

Probablemente el pediatra le deje saber cuándo comenzar a dejar de darle el biberón al bebé. Algunos doctores prefieren que se cambie a una tacita con tapa ya para el primer cumpleaños, si no antes; otros son más indulgentes. Puede servirle la fórmula en una tacita con tapa hasta que sea hora de que tome leche entera regular, pero le repetimos que nunca debe ser antes de que cumpla un año.