Articles and Topics
Consejos de seguridad para el baño
Una vez que se le caiga el muñón del cordón umbilical y comience a bañarlo en la bañerita, es perfectamente normal que se sienta nerviosa. ¡Los bebés son muy resbaladizos cuando están mojados, y ni siquiera se pueden sentar todavía! Sin embargo, luego de los primeros baños, irá adquiriendo más confianza. Piense en el baño como si fuera un juego y háblele o cántele al bebé. Introduzca juguetes para la bañera, si lo desea, o libros de plástico a prueba de agua. Trate de hacer que el baño sea un ritual antes de acostarlo a dormir, mucho rato después de haberlo alimentado, pero antes de que sea hora de la próxima alimentación.

Use una bañerita para bebé hasta que el niño sea capaz de sentarse sin ayuda o más o menos durante los primeros seis meses de vida. La nuevas bañeritas traen soporte para la cabeza y algunas incluso tienen sensores de calor que le advierten si el agua del baño está demasiado caliente.

Use la bañerita para bebé en cualquier habitación: Colóquela en el fregadero o en el lavamanos, llénela de agua y déle el baño sobre la mesa para cambiar pañales, o meta la bañerita para bebé en la bañera grande (pero le advertimos que el estarse doblando puede ocasionarle dolor de espalda). No necesita más que unas dos pulgadas de agua en la bañerita para bañar bien al bebé.

La hora del baño también es una oportunidad para que ambos aprendan. Muéstrele al bebé cómo golpear el agua para hacerla salpicar. Agarre bien al bebé y demuéstrele cómo al añadir peso dentro de la bañera (con la mano, por ejemplo) el nivel del agua se eleva en el cuerpo del bebé, o muévalo hacia adelante y hacia atrás para que vea cómo se crean olitas en la bañera. ¡Pronto el bebé aprenderá el juego y el baño jamás volverá a ser lo mismo!

¡NUNCA deje sólo al bebé! Téngalo SIEMPRE al alcance de los brazos.