Articles and Topics
¿Cómo contribuye el desarrollo físico del bebé al aprendizaje?
Muchos bebés aprenden a gatear al mismo tiempo que aprenden a sentarse solos. Sin embargo, les toma más tiempo perfeccionar la destreza de gatear que la de sentarse sin ayuda. A los seis meses, el bebé se sentará por un segundo, pero el equilibrio lo desarrollará más adelante. Además, quizás note que el bebé asume la posición de gateo, pero luego no sabe cómo continuar. Aunque "gatear" por lo regular significa avanzar con las manos y las rodillas, muchos bebés utilizan otros movimientos para llegar a donde quieren ir. Rodar, deslizarse, "arrastrar las nalgas" (cuando el bebé se empuja mientras está sentado, impulsándose con una mano) y empujarse con los codos son maniobras que usan en vez del gateo convencional, así es que no se sorprenda si esto es lo que hace primero. No obstante, otros bebés aprenden a gatear de la forma corriente y, entonces, se dan cuenta de que se pueden mover más rápidamente con las manos y los pies que con las manos y las rodillas.

Si hay algo que no esté al alcance de un bebé de seis meses, lo verá meter las rodillas debajo del cuerpo, empujarse con las manos y, a menudo, levantar la barriga del suelo. En ese momento, el bebé se encuentra en posición de gatear, pero necesita un estímulo para añadir el movimiento hacia el frente a esta combinación. Ya para el noveno mes, los bebés que comienzan a gatear enseguida manifiestan gran progreso, aunque suele ser hacia atrás, ¡apartándose del objeto que están tratando de alcanzar! Como tienen más desarrollado el control de la parte superior del cuerpo que el de las piernas, tienden a empujar más con las manos y los brazos que con las rodillas, lo que los impulsa hacia atrás. No se preocupe (¡y además trate de animar al bebé si ve que se frustra!), porque se trata sólo de una fase corta.

El bebé adquiere una mayor ventaja en lo que respecta a solucionar problemas al desarrollar los músculos grandes y pequeños durante el transcurso del primer año, lo que ayuda a facilitarle diversas tareas. Las dos pilas de bloques que le parecerán demasiado complicadas al pequeño arquitecto un mes se convertirán en tres hileras de bloques fáciles de apilar apenas unas semanas después.

Cuando el bebé comienza a concentrarse en los músculos inferiores (entre los 10 y 12 meses), coloque sus juguetes favoritos sobre el sofá para estimularlo a que se ponga de pie para poder alcanzarlos. Esto ayuda a desarrollarle el equilibrio y los músculos de las piernas a fin de que pueda dar pasos sosteniéndose de algo y, finalmente, aprenda a caminar. Una vez que el bebé solucione el problema de cómo ponerse de pie y mantener el equilibrio, y como mover un pie enfrente del otro, comenzará a caminar. ¿Quién hubiera pensado que comenzaría a hacerlo tan pronto? Una vez alcance esta etapa, la vida familiar nunca volverá a ser la misma. ¡Siéntase muy orgullosa, porque éste es un logro extraordinario del bebé!