Articles and Topics
Cómo tranquilizar a un bebé inquieto
Averiguar cómo calmar a un bebé no es siempre fácil.
De hecho, es uno de los retos más grandes que enfrentan los nuevos padres. Por eso es bueno conocer algunas de las formas probadas y comprobadas de tranquilizar a un niño que llora.

Para un pequeño que tiene hambre, el truco más viejo del libro es arrullarlo en tus brazos. Una variación de este es bailar con el bebé, lo sostienes entre tus brazos y bailas por la habitación con él. Baja al bebé, súbelo y cambia los pasos hasta que encuentres uno que disfrute. Los golpecitos suaves también son buenos, pero nunca sacudas a un bebé, pues puedes causar lesiones graves.

Cuando tus brazos se cansen, puedes dejar que un columpio o asiento mecedor hagan el trabajo mientras ofreces palabras de confianza. Antes de comprar un columpio mecedora, evalúa qué tan fácil te resultará meter y sacar al bebé. Podrías buscar un modelo que no haga mucho ruido, pues puede despertar al pequeño.

Los sonidos también pueden ser tranquilizantes. Los expertos piensan que los bebés disfrutan los sonidos de la estática; como una lavadora, aspiradora, ventilador o el sonido del agua que corre, porque estos son similares a los sonidos que escuchaban en el vientre materno. Los móviles de juego con canciones de cuna y otros productos tranquilizantes pueden alentar al bebé a quedarse en un tranquilo sueño ligero, aun a la mitad de la noche. Y no subestimes lo tranquilizador que puede ser un arrullo, murmullo o tu propia voz cantando.

Ambos pueden beneficiarse al salir, dar una caminata o dar al bebé un paseo en su carriola o coche. Un paseo en el auto es un clásico, pues el movimiento rítmico y los sonidos pueden calmarlo inmediatamente. Algunos bebés se tranquilizan con un baño.

Sin embargo, algunas veces no habrá nada que puedas hacer. Si has intentado todo y tu pediatra ha dicho que todo está bien con tu niño, no te sientas culpable al dejarlo en un lugar seguro y permitir que los gritos fluyan por unos cuantos minutos. Quédate a la vista de tu bebé y ofrécele palabras reconfortantes, besos y abrazos. Te sorprenderá lo tranquilo que estará una vez que haya pasado la tormenta.

Finalmente, considera lo siguiente: Aunque no es recomendable poner muñecos de peluche o cobijas en la cuna del bebé antes que cumpla un año, para su primer cumpleaños tu niño ya podría haber realizado una conexión con un objeto tranquilizador para calmarse. Y aunque no lo parezca mientras tu niño está en pleno berrinche ¡Ese cumpleaños llegará en un abrir y cerrar de ojos!
Dr. Bettye M. Caldwell Ph.D. Professor of Pediatrics in Child Development and Education