Articles and Topics
Los muchos beneficios del juego
Nuestra sociedad ha cambiado drásticamente en los pasados 50 años, dados los avances en la ciencia y la tecnología. Los niños están creciendo más rápidamente y los adultos se están manteniendo más jóvenes durante más largo tiempo. ¡El horario de los niños está tan programado con actividades estructuradas que a menudo no les queda tiempo ni para jugar! Son muchas las intromisiones en el juego de los niños y, sin embargo, jugando es como aprenden sobre sí mismos y sobre el mundo. Jugando es como aprenden a llevarse bien con los demás y a solucionar conflictos. Mediante el juego, practican sus destrezas de lenguaje y desarrollan las destrezas motoras finas y gruesas. Además, ¡el juego fomenta la independencia, la autoestima, la creatividad y les permite liberar toda su energía! Le brinda a los niños el “tiempo de desahogarse” que tanto necesitan y sirve para aliviar el estrés.

El juego está lleno de vida y entusiasmo y es tonificante. Sólo piense en lo bien que se siente participar en algo que realmente disfruta. Diversión: de eso se trata el juego. Cuando uno juega, se divierte; cuando uno se divierte, se ríe. En una investigación reciente, se determinó que la risa es un medio poderoso, accesible y gratuito de elevar el estado de ánimo y el bienestar sicológico. El cuerpo libera endorfinas y mitiga la tensión como una respuesta fisiológica natural a la acción física de reírnos. Jugar vale la pena porque eleva el estado de ánimo. El juego es el factor central que lo ayuda a mantener la estabilidad.

El mundo, a parte de ser un lugar entretenido para los niños, también puede ser un lugar perturbador. Los padres se preocupan por el bienestar y la seguridad de sus hijos, pero ahora que contamos con noticiarios las 24 horas del día, con frecuencia los niños se ven expuestos a una violencia gráfica o a historias sobre secuestros infantiles, terrorismo y guerra. Exponerlos a la violencia puede alterar la manera como se sienten los niños y como se comportan. Por ende, resulta importante crear un ambiente y un clima social que los proteja y les permita jugar sin temores. Puesto que el juego es la manera como los niños aprenden sobre el mundo y a lidiar con los conflictos, deben sentirse seguros y cómodos en su ambiente y tener la oportunidad de jugar libremente para poder calmar sus miedos y ansiedades. Los niños se desarrollan mejor en el contexto de una comunidad humanitaria donde se sientan seguros y valorados, sus necesidades físicas se satisfagan y se sientan estables sicológicamente.

Aunque el juego solitario es importante, jugando en grupo es como aprenden a llevarse bien con los demás y a manejar los conflictos. Al jugar en grupo, experimentan procesos de pensamiento grupales, más el "toma y dame" que requieren los acuerdos mutuos. En ese sentido, el juego es un aprendizaje de la vida real. Los ayuda a prepararse para la experiencia diaria de interactuar con los demás.

Así como es importante hallar tiempo para jugar, también es importante tener suficiente tiempo para ello. Toma tiempo montar el escenario de juego, repartir los papeles, preparar la utilería, decidir con los demás cómo proceder, etc. Por medio del juego, los niños desarrollan su personalidad. Sus destrezas cognoscitivas, lingüísticas y físicas se desarrollan con las experiencias de juego, y así también la imaginación, la concentración, la confianza en sí mismos y las destrezas de sociabilidad.

El retorno a lo básico puede ser una manera fácil y divertida de incorporar el juego en el programa semanal del niño. Provéale juguetes que reflejen el amor y los cuidados familiares, ya que la imaginación y las destrezas sociales de los niños prosperan cuando juegan con juguetes que les brindan la oportunidad de expresar emociones similares a las que ven en el hogar, bien sea un granjero cuidando de sus animales o una casa de muñecas con una familia de juguete. Además, el patio de su casa o el área de recreo de la comunidad son un lugar ideal para el juego físico y activo. Correr junto a un pequeño que está aprendiendo a montar un triciclo o a patinar es un buen ejercicio para ambos.

Aunque los niños tengan un programa diario muy cargado de este tipo de actividades, los padres parecen creer que existe un equilibrio razonable entre las actividades estructuradas y el tiempo libre. Aunque las actividades estructuradas son parte de ir creciendo, es importante que los niños pequeños tengan suficiente tiempo para jugar, un lugar seguro en donde jugar y amistades con quienes jugar.

Hoy día, los niños prácticamente juegan de la misma manera como lo hacían en décadas anteriores. Les encanta jugar a que son algo o alguien y disfrazarse de princesa o de bombero. Disfrutan jugando a que conversan con los animales de peluche o por un teléfono de juguete. Exploran e investigan de forma activa los objetos y juguetes que van a incluir en su juego. Asegúrese de incluir suficiente tiempo para jugar en el programa del niño, para garantizar que tenga tiempo de ser eso mismo…un niño.