Articles and Topics
El juego es el "trabajo" de los pequeños.
La investigación ha demostrado que los primero años de vida de los pequeños proporcionan la base para el futuro aprendizaje. Los avances en la tecnología de diagnóstico por imágenes del cerebro nos han permitido "ver" como funcionan nuestros cerebros y así entender mejor el proceso de pensamiento y aprendizaje. Por este motivo hay una conciencia elevada de la importancia de los primeros años de aprendizaje.

Los pequeños tienen una curiosidad natural acerca del mundo que les rodea. Son aprendices entusiastas y están desarrollando sus habilidades de pensamiento y sentido de la lógica. Aprenden "haciendo", les gusta la repetición y les encantan las sorpresas, las cuales disfrutan si regresan a ellas una y otra vez. Cuando observas a niñas y niños jugando puedes ver que están ocupados pensando, resolviendo cosas, solucionando problemas, siendo creativos y espontáneos en sus soluciones. Y cuando les facilitas experiencias enriquecedoras que estimulan sus sentidos y encienden su curiosidad les estás fomentando un interés por aprender, el cual les dura toda la vida.

Así que aprovecha este maravilloso tiempo en la vida de tu pequeño. Organiza actividades para hacer juntos y que sean muy divertidas e interesantes. Incluso actividades sencillas como mandar una carta o comprar algo en la tienda (que pueden parecer mundanas para tí) son interesantes para tu pequeño, especialmente si le hablas acerca de lo que estás haciendo y los involucras en la actividad. Las actividades cotidianas y rutinas diarias pueden ser estimulantes y educacionales, especialmente cuando las niñas y niños son animados a identificar lo que es familiar y a buscar lo inesperado. Al hacer las experiencias diarias más divertidas, no solo harán que tu maternidad o paternidad sea más agradable para tí, también harán que el aprendizaje sea más divertido para tu pequeño.