Articles and Topics
¿Por qué todavía no gatea mi bebé de 7 meses?
Preg.: Roberto, mi hijo de 7½ meses, usa sus codos y rodillas para moverse, manteniendo su pancita en el suelo. Se pone en la posición para gatear y después cae sobre su pancita. Solamente se sienta si yo lo pongo en esa posición. Cuando quiere alcanzar algo, cae. Cuando le canto y juego con él, sonríe y me devuelve las risas pero nunca copia ninguna de las cosas que le enseño. ¿Es esto razón para preocuparme?
Kristen Elyria
Resp.: No parece que tengas nada de qué preocuparte, Ana; ciertamente no con base a lo que mencionas en tu pregunta. De hecho, parece que estuvieras describiendo a mi hijo a esa edad. No se podía poner en posición de sentado él solo pero le encantaba que lo sentara en el suelo, así tenía ambas manos libres para jugar con sus juguetes sin tener que usar sus codos como apoyo como hubiera tenido que hacer si hubiera estado sobre su pancita. Si se inclinaba mucho y caía, gritaba hasta que lo enderezaba. Y gateó con su barriga tocando el suelo hasta aproximadamente los 10 meses de edad.

Un descubrimiento interesante es que no muchos niños parecen gatear ahora como sucedía antes. Mucha gente siente que la preocupación por el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL), que llevó a la recomendación universal de que los niños duerman solo sobre su espalda, puede ser responsable de esta disminución. Algunos niños que no gatean se deslizan sentados y a menudo pueden cubrir distancias considerables con este patrón de movimiento que pareciera extraño. Pero parece que Roberto está progresando bien con el gateo ordinario. En aproximadamente un mes usará principalmente sus manos y rodillas y levantará totalmente su pancita del suelo.

Respecto al canto y a los juegos, tal vez los que estás utilizando sean muy difíciles. A esta edad es difícil ganarle a las "escondidas". Oculta su rostro con una servilleta y di "¿Dónde está Roberto?" Cuando remuevas la servilleta, di con alegría "Aquí está Roberto. ¡Sorpresa!" Nota si sonríe o luce emocionado. Después oculta tu cara de la misma manera y pregunta "¿Dónde está Mami?" Una vez que la quites, di "Aquí está Mami. ¡Sorpresa!" Un poco después, antes de iniciar el juego, pregúntale "¿Quieres jugar sorpresa?" Es posible que recibas algunas indicaciones de que quiere jugar.

Mi otro juego favorito para los niños de la edad de Roberto es "Tan grande". Pregunta, "¿Qué tan grande es Roberto?" Después toma sus brazos en tus manos y elévalos sobre su cabeza, diciendo al mismo tiempo "Roberto es muuuuy grande." Pronto, cuando formules la pregunta, elevará sus manos sin tu ayuda.

¡Así que diviértanse! Los últimos meses del primer año de vida de un niño son gloriosos. No te pierdas esa alegría preocupándote de más.

Dr. Bettye M. Caldwell Ph.D. Professor of Pediatrics in Child Development and Education