El juego es trabajo de niños
Los estudios han demostrado que los primeros años de vida son determinantes en el aprendizaje futuro de un niño. El avance en la tecnología de imágenes cerebrales nos ha permitido "ver" cómo funciona el cerebro y comprender mejor ese proceso de pensamiento y aprendizaje. Por eso es que ahora se tiene una mayor consciencia de la importancia de los primeros años de aprendizaje.

Los niños sienten una curiosidad y un interés naturales por el mundo que les rodea. Aprenden con entusiasmo y desarrollan sus destrezas de pensamiento y sentido de lógica. Aprenden haciendo, disfrutan de la repetición y les encantan las sorpresas, por más que se repitan. Cuando observe a los niños jugando, notará que están ocupados pensando, descifrando cosas, resolviendo problemas y siendo creativos y espontáneos en las soluciones que buscan. Además, cuando se les proveen experiencias enriquecedoras que estimulan sus sentidos y despiertan su curiosidad, se les ayuda a promover un interés por aprender que les durará toda la vida.

Así que saque partido a esta etapa maravillosa en la vida de su hijo. Planifique muchas actividades divertidas e interesantes para hacer juntos. Hasta las cosas simples como echar una carta al correo o comprar algo en el supermercado, que a usted puedan parecerle mundanas, son interesantes para su hijo, especialmente si le habla sobre lo que hace y deja que participe. Las actividades y las rutinas del diario vivir pueden ser emocionantes y educativas, sobre todo cuando a los niños se les alienta a identificar lo familiar y buscar lo inesperado. Hacer que las experiencias diarias sean más divertidas, no sólo hace que la crianza de los hijos sea más llevadera, sino que hará que su hijo aprenda mientras se divierte.