¿Cómo puedo ejercitarme?
Caminar es una actividad ideal durante el embarazo, porque no somete el cuerpo a un esfuerzo no rutinario. Además, es la forma de ejercicio que la mayoría de las mujeres puede realizar de forma segura hasta el final del embarazo, a menos que el doctor haya ordenado reposo en cama o haya restringido la actividad. De hecho, las investigaciones más recientes demuestran que el ejercicio regular no sólo es seguro para la mujer embarazada, sino que en realidad puede mejorar la experiencia. Aunque los efectos del ejercicio durante el embarazo sólo se han estudiado en la última década más o menos, los resultados muestran constantemente que las mujeres que se mantienen en forma durante el embarazo, incluso con un programa de caminatas ocasionales, quizás no requieran tanta intervención médica durante el embarazo y el parto.

Un dato menos científico, pero igual de importante, es que el ejercicio hace que la mujer embarazada se sienta mejor. Muchas mujeres afirman que el ejercicio reduce los dolores asociados con el embarazo y aumenta su nivel de energía y el sentido de amor propio.