icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Viajes

El Primer Vuelo con Tu Bebé: 12 Cosas Que Debes Saber

Evita la turbulencia con estos sabios consejos para viajar con un bebé

COMPARTE

Ya sea que vayas de visita a casa de los abuelos o camino a unas deseadas vacaciones familiares, ese viaje en avión con el bebé requiere de un poco de planeación. Sigue estos sabios consejos para viajar por los aires y disfruta de volar entre las nubes. 

1. Procura evitar escalas. "Los vuelos sin escala valen su peso en oro cuando se viaja con un bebé," afirma Danielle Contray, editor de viajes y mamá de un hijo de 5 años. "Podría valer la pena manejar una hora o algo así para llegar a un aeropuerto con mayores opciones de no escala."

2. Sincroniza con la hora de dormir. Dan Miller, padre de seis y escritor en (Puntos con una tripulación) Points with a Crew, dice que es mejor viajar a las horas de sueño. Él sugiere volar cuando tu bebé esté cansado más no agotado, lo que significa que debes volar cerca de la hora de la siesta regular o de la hora de dormir de tu hijo. No olvides traer algo familiar que ayuda a tu hijo a conciliar el sueño, como un animalito de peluche o su cobija favorita.

3. Suma un asiento. Los papás tienen la opción de cargar a los niños menores de dos años en el regazo, pero Thornton recomienda comprar un asiento extra para aquellos vuelos mayores a cuatro horas. Puedes solicitar precios en descuento al hacer la reserva o bien, pedir que te sienten junto a un lugar vació al hacer el registro. Si no vas a necesitar o quieres el espacio que el que tienes frente a ti para colocar cosas, Thornton también sugiere reservar asientos con espacio en la parte superior para estar más cómodos. Hay que tener en cuenta que el lugar más seguro para que tu bebé esté sentado es un asiento para auto o en un asiento especial para niños, verifica en el sitio FAA y conoce si el asiento de tu auto está aprobado para utilizarse en un vuelo, así como la manera de cómo sujetarlo y asegurarlo.

4. Prepárate. Empaca un "kit de emergencia" en tu bolsa de viaje y llénala de mamilas, leche o fórmula, agua embotellada, medicina para calmar la fiebre, solución salina, pañales, y muchas, muchas toallitas húmedas. Asegúrate de que el oficial TSA (Administración de seguridad de transporte) sepa antes del proceso de revisión que estás llevando fórmula, leche materna o jugo en una cantidad menor a 100ml en tu bolsa de viaje. Estos líquidos podrán pasar por los rayos X o ser revisados, aunque puedes solicitar que los verifiquen con algún método alterno. 

5. Empaca ropa extra para todos. Contray sugiere considerar llevar ropa de cambio en tu maleta de mano para todos, ya que uno nunca sabe qué es lo que se derramará encima de qué o de quién. ¡Y no olvides bolsas de plástico para la ropa sucia!

6. Libera la presión. Hay muchos motivos por los que los bebés lloran en los aviones, pero la presión de los oídos ocurre durante el despegue y al aterrizar, y definitivamente es uno de ellos. Deja que tu bebé amamante, tome una mamila o succiones un chupón para ayudarle a destapar sus oídos. (Y asegúrate de llevar suficientes chupones extras.) 

7. Lleva el equipo. Las aerolíneas no te cobran por registrar el asiento del auto o la carriola y la mayoría te permitirán usar la carreola hasta la entrada. Aunque esto significa que deberás esperar su llegada al aterrizar, esto también facilitará el transporte de tu equipaje de mano. Otro artículo que puedes incluir en tu equipaje de mano: un cargador portátil o rebozo para que puedas caminar con el bebé por el pasillo del avión cuando esté desactivado el aviso de uso del cinturón de seguridad.

8. Empaca bocadillos. Ya sea mochila, pañalera (de preferencia de colores brillantes para evitar manchas si se derrama) o una mamila, no olvides los bocadillos de energía. Lleva la comida favorita de tu bebé y un poco extra en caso de haber retrasos inesperados.

9. Lleva contigo el entretenimiento. Un juguete nuevo o uno viejo favorito mantendrá a tu pequeño entretenido por lo menos una parte del viaje. Si puedes, lleva suficientes artículos para sacar algo nuevo de tu bolsa cada hora. Kendra Thornton, experta en viajes nacionales y mamá de tres, dice que entre sus artículos de viaje están vasos de plástico, libros de colorear, juguetes llamativos y bocadillos. 

10. Date mucho (mucho) tiempo extra. Como bien sabes, todo lleva mucho más tiempo cuando se tiene un bebé. El volar por primera vez con el bebé es algo estresante, y no quieres añadir aún más estrés al correr por la puerta del aeropuerto, sugiere Thornton. Planea tiempo suficiente para todas las etapas del viaje y después añade un poco más si es posible.

11. ¿Perdiste tu equipaje? Thornton dice que todos los aeropuertos tienen por lo general artículos para bebé de emergencia en el mostrador de equipaje perdido. Pueden darte pañales, fórmula, cobijas, toallitas húmedas ¡y más!

12. No olvides respirar. Los bebés lloran y cada papá te dirá que al menos tuvo un viaje de terror, así que respira profundamente e intenta relajarte de la mejor forma posible.