icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Salud y seguridad

11 Maneras Para Mantener a tu Bebé Sano en Invierno

Evita las gripes y los resfriados con estos inteligentes consejos

COMPARTE
La mayoría de los niños tienen de 8 a 10 gripes en sus primeros dos años de vida, según la Academia Norteamericana de Pediatría (American Academy of Pediatrics). Si tienes más de un hijo, incluso una familia perfectamente sana puede sufrir un virus cada mes. Eso se traduce en muchos pañuelos desechables, muchos días de faltar al trabajo y a la guardería. Presentamos aquí 11 consejos que podrán ayudar a las defensas de tu pequeño para mantener a tu familia saludable durante todo el verano

1. Vacunas. La influenza puede ser muy peligrosa. El tener la vacuna contra la influenza es una de las primeras formas de atacarla, aconseja el Dr. Ron Marino, con Maestría en Salud Pública, Jefe Asociado de Pediatría del Winthrop-University Hospital en Mineola NY. Asegúrate de que todos los niños mayores a 6 meses sean vacunados durante el otoño.

2. No fumar. Los niños deben estar lejos de un cigarro, afirma el Dr. Marino. El ser fumador pasivo compromete de manera importante la respiración y la inmunidad.

3. Vístelos bien.. "Querrás vestir a los niños mucho más abrigados que tú. Pero no querrás que anden sudando." dice el Dr. Marino. Eso es porque el estar acalorados y sudorosos puede ocasionar deshidratación, lo que podría ponerlos en riesgo de algún tipo de enfermedad.

4. Quítate los zapatos en la casa. Los bebés gatean por el piso, están expuestos a todo tipo de suciedad y toxinas que vienen del exterior. Quítate los zapatos, afirma el Dr. Marino.

5. Dales el pecho. "La leche materna ayuda a los bebés a mantenerse sanos," afirma el Dr. Marino. Si puedes darles pecho durante el primera año, tu bebé tendrá aún mucho más inmunidad.

6. Hidrátalos. Asegúrate de que tu bebé beba mucha leche materna, fórmula o agua y que esté mojando de 4 a 6 pañales al día con orina clara. "Cuando te deshidratas, tu membranas mucosas y todo lo que está en el tracto respiratorio está bien lubricado y funciona de una manera mucho más eficiente," dice el Dr. Marino.

7. Deja los juguetes en casa. Si puedes, evita llevar los juguetes de tu pequeño o sus cosas favoritas a la guardería o a lugares públicos de juego para que se mantengan lo más alejados de los gérmenes. 

8. No te confíes del humificador. Un humidificador puede ser útil pero no si no está completamente limpio y esterilizado día a día. "El poner el humidificador constantemente puede crear moho u hongos insalubres," afirma el Dr. David Elkind, profesor emérito de Eliot-Pearson Department of Child Development de la Tufts University y autor de diversos libros, entre los que se incluyen Parenting on the Go: Birth to Six, A-Z (Crianza en el camino, desde el nacimiento hasta los 6, de la A a la Z.) . El moho es otra causa importante de los problemas respiratorios, así que utiliza los humidificadores con moderación.

9. Evita los limpiadores de manos. Los bebés se meten las manos a la boca y pueden ingerir un poco del alcohol. "Se deben seguir las reglas de sanidad, pero no hay necesidad de usar geles antibacteriales." indica el Dr. Eklind.

10. Olvida los suplementos. Algunos padres le tienen mucha fe a las vitaminas y los suplementos herbarios, pero el Dr. Elkind dice que la nutrición se debe consumir como en los viejos tiempos: "Una dieta rica por lo general proporciona a la mayoría de los niños toda la protección que necesitan."

11. Déjalos jugar. El no dejar a tu bebé jugar con otros por el miedo a que se enferme le hace más mal que bien. Es cierto, los lugares para jugar en el interior tienen gérmenes, pero no todos son malos. "Los niños necesitan crear defensas y el poner cosas seguras dentro de su boca puede ayudar," afirma Elkind.