icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Estimulación temprana

Por qué es grandioso tener a un niño terco

Puede volver locos a los padres, pero la determinación de un niño podría ser algo bueno a lo largo de la vida

COMPARTE

Padres de los pequeñoscon voluntad de acero, tomen nota: Las investigaciones han demostrado que la necedad puede ser un factor para predecir el éxito posterior en la vida. Eso se debe a que se relaciona a las cualidades de aferrarse a algo que pueden tener un efecto positivo en las metas que establezca tu niño. Necesitas saber esto:

Es parte de la persistencia. “Las personas necesitan la terquedad—necesitan poder apegarse a algo incluso cuando es difícil” expresa Karen Lock Klop, educadora, madre de dos niños y anfitriona del podcast We Turned Out Okay (Salimos bien). Ya sea el impulso de que nos vaya bien en un examen o de obtener un ascenso, la persistencia ayudará a tu niño a lograrlo. “La necedad puede abrir paso a una excelente determinación, ambición y energía para llegar a la meta—esas son las cualidades que se requieren para tener éxito,” añade el Dr. Fran Walfish, un psicoterapeuta familiar y de relaciones de California y autor de The Self-Aware Parent (El padre consiente de sí mismo).

Así que apóyalo. Lock Klop de hecho defiende que estimules la naturaleza terca de tu niño. Y utiliza un ejemplo del libro de Angela Duckworth Grit (Determinación) como una razón. “En él, habla sobre cuando los chicos llegan a su primer entrenamiento en la Academia Militar West Point en los Estados Unidos; la mitad de ellos no la supera, pero otros no se rinden, y el libro trata de cómo fomentamos ese tipo de determinación,” explica.

¿Cómo te ayuda eso cuando tu pequeño de 4 años exige ir a la escuela con pijamas? Lock Klop sugiere dejar que tu hijo gane a veces: No es inseguro que vaya así a la escuela, considera dejarlo. ¿No es algo que estés lista para hacer? Ofrece opciones entonces: Da a tu pequeño el poder de elegir entre dos opciones con las que te sientas a gusto.

Establece límites claros. Con un niño necio, es muy importante ser fuerte. “Quieres darle la oportunidad de experimentar tanto el éxito como el fracaso,” indica el Dr. Walfish. “Si lo dejas ganar todo el tiempo, lo estás poniendo en el camino de las desilusiones y alimentando un sentimiento de creer merecerlo todo.” Así que elige tus batallas y mantente firme. Si dices que se irán del parque si no deja de lanzar arena, prepárate para cumplirlo.

Mantente tranquila. La forma en que reaccionas al momento de un problema hace la diferencia. “Lo mejor es buscar lo que llamo ‘la zona gris’—ni blanca, ni negra, mantén una actitud y un tono relajados,” añade el Dr. Walfish. Si puedes mantenerte tranquila (a pesar de tu frustración), mostrarás que tu hijo no puede manipularte con su actitud, moldearás una conducta para trabajar los conflictos y ayudarás a relajarlo y suavizar su postura.

Identifica sus sentimientos. La empatía es la clave para apoyar a un niño terco de forma que se sienta reconocido y comprendido, establece el Dr. Walfish. “Eso significa decir con voz comprensiva: Hijo, te enojas tanto cuando es hora de dejar de jugar. Es difícil parar cuando quieres más.” Etiquetar sus sentimientos le ayudará a entenderlos y también a desarrollar habilidades de adaptación y resiliencia para el futuro.