icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Estimulación temprana

Cómo Crian Un Niño Independiente  

¿Qué es más difícil que proteger a tus niños? Algunas veces, dejarlos hacer las cosas solos.

COMPARTE

Como mamá de un bebé, tu meta principal es proteger a tu más preciado tesoro de cualquier daño. Conforme tu bebé pasa a la infancia, a la edad preescolar y a ser alumno del jardín de niños, necesita volverse más independiente—y a menudo la parte más dura para ti es aprender a dejarlo ir. He aquí algunas ideas.


No subestimes sus habilidades . De vez en cuando, considera qué cosas estás haciendo por tu hijo que él ya podría hacer solo: como atar sus agujetas, cepillar sus dientes o hasta comer con un tenedor. “Nuestros niños cambian tan rápido que ya pudieron haber alcanzado un nuevo nivel de independencia o habilidad sin que lo hayamos notado,” dice la Dra. Tina Payne Bryson, una psicoterapeuta de California, directora ejecutiva de The Center for Connection (El centro para la conexión) y autora de The Whole Brain Child (El cerebro del niño). “Cuando hacemos por ellos las cosas que ya pueden hacer, les comunicamos que no confiamos en que puedan manejarlas y que nos necesitan.  Sin embargo, cuando les damos oportunidades para ayudarse a sí mismos y a los demás, los ayudamos a sentirse orgullosos y capaces, lo cual conduce a la independencia".


Prepáralos para el éxito.   Aunque no quieres subestimar lo que tu pequeño puede hacer, tampoco quieres forzarlo a ser independiente antes de que esté listo en su desarrollo. “Queremos que los niños intenten cosas nuevas y experimenten la independencia con éxito de forma que la puedan crear,” explica la Dra. Bryson. "Si no están listos y los empujamos, puede tener consecuencias negativas pues podrían sentirse frustrados o fracasados. Esto, por el contrario, los puede hacer más dependientes de nosotros.” Elije tareas que sabes que tu hijo puede hacer, como recoger sus juguetes, tender su cama o empacar un bocadillo en su mochila. 


Haz que todos sean parte del equipo . Ayuda a tu pequeño a sentirse independiente y capaz pidiéndole que participe en las actividades de la casa poniendo los tenedores en la mesa o regando las plantas con una pequeña regadera. “Las ‘contribuciones familiares diarias (¡no quehaceres!) ayudan a los niños a entender que las aportaciones de todos son importantes, lo que los hace querer crecer en ese papel,” dice Amy McCready, fundadora de Positive Parenting Solutions (Soluciones Positivas de Crianza) y autora de The “Me, Me, Me” Epidemic: A Step-by-Step Guide to Raising Capable, Grateful Kids in an Over-Entitled World (La epidemia "yo, yo, yo": una guía paso a paso para criar a niños capaces y agradecidos en en mundo sobrevalorado.   


Programa momentos independientes . A los niños les gusta la estructura y los horarios, y aprender a ser independientes no es la excepción. Programa momentos establecidos durante el día que les permitan intentar hacer nuevas contribuciones—como doblar servilletas, pelar elotes o limpiar la mesa de la cocina—en un entorno tranquilo, indica McCready, asegurándote de alabar el esfuerzo que implica. “Cuando estimulamos y enfatizamos el esfuerzo que ponen los niños en una tarea en vez de hacerlo en el resultado, calmamos la ansiedad de la perfección y estimulamos un sentido de la curiosidad y la voluntad para seguir intentando,” añade.


Dales el control . Dependiendo de la edad de tus niños, les puedes dar el control de ciertas decisiones para que sepan que su opinión se valora. "Todos los días están llenos de cientos de oportunidades: ¿Manzana o plátano? ¿Zapatos rojos o azules?" expresa McCready. "Dejar que los niños tomen esas pequeñas decisiones les da un sentido de control y dominio sobre sus vidas lo que los conduce a un pensamiento independiente." Otras decisiones que puedes delegar: qué película ver el viernes o qué comer en el almuerzo.


Dales un lugar seguro. Ayudar a tu pequeño cuando tiene miedo, está lastimado o tiene problemas, por ejemplo, a armar un juguete, no va a evitar que se vuelva independiente. "Parece sorprendente, pero cuando los niños se sienten seguros, calmados y protegidos, se moverán hacia la independencia de forma natural por sí mismos, cuando estén listos." Explica la Dra. Bryson. “La comodidad y los cuidados no son enemigos de la independencia—son el camino hacia ella.” Pero hay una advertencia: No respondas muy rápido cuando se frustre tu hijo. Al no apurarte de inmediato para hacer las cosas perfectas, lo estimulas a encontrar sus propias soluciones, indica Bryson.


Dile “adiós” a hablar como bebé . "La gente vive según las expectativas de lo que se les dice, incluso los pequeñitos, así que háblales con palabras inteligentes, no de bebé," explica McCready. Por ejemplo, en vez de decir, "¿Listo para chump chump?" podrías preguntar, "¿Tienes hambre?" O en lugar de, "¿Quieres tu bibi para momir?" puedes preguntar, "¿Quieres que mamá te dé tu cobija para ir a la cama?"


Pide ayuda a tu niño . Los chicos dependen de sus padres casi para todo. "Sin embargo, también podrías 'necesitar ayuda' de ellos para resolver un problema, arreglar algo, limpiar o descifrar cómo funcionan ciertas cosas," sugiere la Dra. Bryson. Decir frases como 'No estoy segura cómo se hace esto.  ¿Tienes alguna idea?' o simplemente '¿Puedes ayudarme?' puede hacer que tu pequeño se sienta importante y orgulloso, ambas cosas son clave para una mayor independencia.