Artículos y temas
¿Cómo hago para que mi hijo se encuentre más cómodo con los médicos y las enfermeras?
P: Tengo un hijo de cuatro años y medio que les tiene mucho miedo a los médicos y a las enfermeras y ponto le pondrán sus primeras inyecciones para el colegio. ¿Qué puedo hacer para que se sienta seguro y no tenga miedo de la revisión médica?
R: Muchos niños le tienen miedo a la revisión médica del parvulario o a ir al pediatra si saben que les van a poner inyecciones. Además, los niños tienden a ponerse más ansiosos con la revisión si han tenido recientemente experiencias parecidas de inyecciones o puntos en el consultorio del médico o en urgencias. Los médicos y las enfermeras tratan de hacer que el niño se encuentre más cómodo hablándole, sometiéndolo primero otras pruebas de la revisión (lo pesan, lo miden, le examinan la vista, le hacen el examen físico) y a veces jugando o haciendo un poco de broma (por ejemplo, cuando le auscultan la barriga, dicen “¡A ver si adivino qué has desayunado!”). Pero el niño confía sobre todo en ti para que lo tranquilices. He aquí algunos consejos para ayudar al niño a que se sienta más cómodo con las revisiones médicas y las inyecciones:
  • Prepáralo con antelación:
    • Más o menos una semana antes de la revisión, explícale al niño que el médico o la enfermera le hará un reconocimiento completo para el parvulario; que lo pesarán en una báscula, lo medirán, le examinarán la vista y el oído, le pondrán un estetoscopio en el pecho para oír su corazón y su respiración, y que le examinarán el vientre y las extremidades, y que esto es muy importante para asegurarse de que crece fuerte y sano. Explícale también que le pondrán un par de inyecciones y que a todos los niños se las ponen para que no se enfermen. Sé sincera y dile que las inyecciones le escocerán un poco durante un rato, pero que tú estarás a su lado.
    • Puedes conseguir un libro para niños que trate de las visitas al médico. Lee el libro con el niño varias veces durante la semana previa a la revisión y responde todas las preguntas que te haga.
    • También puedes conseguir un maletín de médico de juguete y dejar que el niño juegue a ponerte inyecciones de mentira a ti o a ponérselas a sus muñecos de peluche.

  • El día de la visita:
    • Puedes llevar a la visita un molinete. Soplarlo para que gire ayudará a distraer al niño y a aliviarle el dolor.
    • Pregúntale si quiere llevar su muñeco de peluche favorito.
Karen Sokal-Gutierrez M.D., M.P.H. Pediatrician