Artículos y temas
Decorar la habitación del bebé
Cuando vayas a decorar la habitación de tu bebé, recuerda que su sentido de la vista no estará del todo desarrollado hasta que no cumpla más o menos un año. Para un recién nacido, los objetos con colores contrastados como el blanco y el negro resultan más atractivos. Antes del tercer mes, tu hijo empezará a buscar objetos que estén más alejados, por ejemplo al otro lado de la habitación. Hasta el cuarto mes, no podrá distinguir los colores y será incapaz de enfocar objetos que se encuentren a más de 30 cm, pero se sentirá atraído por las sombras. Para hacerte una idea de lo que ve tu hijo, entorna los ojos y echa una mirada alrededor de su habitación. Te darás cuenta de que resulta mucho más fácil distinguir los objetos negros, blancos o rojos, y cómo los tonos suaves desaparecen. Los estampados sencillos también son más fáciles de ver que los detallados.

A medida que la percepción de los colores de tu hijo siga madurando, empezará a distinguir todos los colores del arcoíris, así que podrías elegir una gama de colores vivos para decorar su habitación. Los móviles son muy populares para los bebés porque siguen movimientos circulares fascinantes. Tu pequeño contemplará el móvil y se preguntará si ese objeto que no para de moverse está vivo. ¡Pronto se planteará si se mueve únicamente al tocarlo! Cuelga otros juguetes de la cuna para que tu hijo se los mire y finalmente los toque. Por ejemplo, hay juguetes de peluche que se pueden fijar alrededor de las barandillas. Un espejo de plástico para la cuna despertará la atención de tu hijo a partir del segundo o el tercer mes.

Un juguete musical para la cuna también le resultará muy agradable. Otra opción es colocar una caja de música en alguna parte de su habitación y antes del segundo mes tu hijo intentará mirar hacia el sonido. Sin embargo, no olvides que tú eres la mejor "caja de música" de todas, ¡así que cántale a menudo!

Una de las partes que más te gustará decorar será el rincón donde te sientes para darle el pecho o el biberón. Muchos padres se compran una buena mecedora de madera para colocarla en su habitación o en la del bebé. En cambio, otros padres guardan los accesorios para dar el biberón en una cesta al lado del sofá o de un sillón cómodo. Poner un teléfono junto al lugar donde le vayas a dar las tomas puede ser una idea práctica.