Artículos y temas
Consejos de seguridad en el baño
En cuanto a tu hijo se le caiga el muñón del cordón umbilical y empieces a bañarlo en su bañera para bebés, es muy normal ponerse nervioso. ¡Los bebés se vuelven muy resbaladizos cuando están mojados y todavía no pueden ni siquiera sentarse! Sin embargo, después de los primeros baños, tu confianza irá en aumento. Procura pensar en la hora del baño como en un juego y no dejes de hablarle o cantarle. Si quieres, ofrécele algunos juguetes para la bañera, incluso hay libros de plástico para leerlos en el agua. Trata de convertir la hora del baño en la rutina previa a la hora de acostarse y recuerda bañar a tu bebé un buen rato después de la última toma, pero antes de que llegue el momento de la próxima toma.

Usa una bañera para bebés hasta que tu hijo sea capaz de sentarse sin ayuda, más o menos sobre el sexto mes de vida. Las bañeras para bebés más nuevas incluyen un soporte que ayuda a sujetar la cabeza del bebé, algunas incluso incorporan unos sensores de calor que avisan si el agua está demasiado caliente.

Recuerda que puedes usar la bañera de tu bebé en cualquier habitación: colócala en el fregadero de la cocina o en el lavamanos del baño, llénala de agua y ponla sobre el cambiador, o métela dentro de la bañera grande (ten en cuenta que esta última opción te obliga a agacharte mucho y podrías acabar con dolor de espalda). Para bañar bien a tu bebé te bastará con unos 5 cm de agua.

La hora del baño también es una oportunidad para que aprendáis juntos. Enséñale a tu bebé a golpear el agua con las manos para salpicar mientras dices "¡plas!". Cógelo bien y muéstrale que al introducir algún objeto grande en la bañera (por ejemplo, tu brazo) el nivel del agua sube sobre su cuerpo. También puedes moverlo hacia delante y hacia atrás para que se divierta viendo cómo se crean pequeñas olas en la bañera. ¡Pronto aprenderá a disfrutar con estos juegos y la hora del baño jamás volverá a ser lo mismo!

¡No dejes ni por un momento a tu bebé solo en la bañera! Recuerda que siempre debe estar a tu alcance.
Dr. Bettye M. Caldwell Ph.D. Professor of Pediatrics in Child Development and Education