icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Salud y seguridad

¿Qué altura tendrá mi hijo?

La altura de los padres, la alimentación y la salud juegan un papel importante.

Compartir
Ya durante el embarazo, seguramente te has preguntado a menudo cómo será tuhijo de mayor. ¿Tendrá los ojos azules o castaños? ¿Tendrá el pelo liso o rizado? ¿Y cuántomedirá cuando sea mayor? Aquí tienes la opinión de los médicos:
 
Toma en consideración la genética. Resulta imposible decircon exactitud qué altura tendrá tu hijo cuando sea un adulto, pero la genética juega un papel muy importante.«Así como los chihuahuas tienen cachorros pequeños y los grandes daneses los tienen grandes, lo mismo sueleocurrir con los humanos», dice el Dr. Alan Rogol, profesor emérito de pediatría en la Universidad de Virginia, unexperto en crecimiento y desarrollo durante la adolescencia y exvicepresidente de la Sociedad Endocrina. «Los padres altostienen más posibilidades de tener hijos más altos que la media, mientras que los padres bajos suelen tener hijos conuna estatura por debajo de la media». Además de la genética, hay otros factores que pueden afectar la altura de tuhijo, como la alimentación, el estado de salud en general, las hormonas y el inicio de la pubertad (alcanzar la pubertadtres o cuatro años antes que la media puede conllevar una estatura más baja).

Haz una estimación. Existen dos fórmulas usadas por losmédicos para hacer una predicción muy aproximada. La primera es la media de la altura final de los padres y se basa enla altura del padre y la madre. Para calcularla, hay que sumar las alturas del padre y la madre, y luego añadirle 13 cm sies un niño o restarle 13 cm si es una niña. Finalmente, este resultado se divide entre dos para obtener la alturaestimada. El segundo cálculo consiste en comprobar dónde se encuentra tu hijo en la tabla de crecimiento a la edad dedos años; muy probablemente de mayor se encontrará en la misma posición, a menos que sufra alguna enfermedad graveo tome medicamentos que inhiben el crecimiento. De modo que si se encuentra en el percentil 50 a los dos años, cuando sea unadulto estará en el mismo percentil.

Sin embargo, hay que tomar estas predicciones con mucha cautela. El margen de error para ambas fórmulas es de hasta 10 cm demás o de menos. Si bien en el 95 % de los casos, los niños acabarán teniendo una altura comprendida en esteabanico de proyección de 20 cm, ¡no dejan de ser 20 cm de margen! Así que si pronosticas que tu hijo medirá1,75 metros en base a estas fórmulas, entonces seguramente acabará midiendo entre 1,65 y 1,85 metros. «Enrealidad, un abanico tan amplio no nos dice mucho», dice el Dr. Rogol. 
 
Controla las tablas de crecimiento.  Los expertos están deacuerdo en que, a menos que sea excepcionalmente bajo, si un niño sigue correctamente su curva de crecimiento y por lodemás está sano, entonces los padres deberían intentar no preocuparse.  «La señal de alarma debesaltar cuando un niño cae por debajo del percentil 3 en las tablas de crecimiento o presenta un retraso delcrecimiento», dice el Dr. Rogol. «Es decir que si durante unos años has estado en el percentil 40 y luego bajashasta el percentil 10, entonces habría motivos para preocuparse». Un crecimiento brusco en la altura de un niñotambién puede ser una causa de preocupación, ya que podría tratarse de un indicador de pubertad precoz. Si tienesalguna preocupación, habla con tu pediatra, que puede revisar la tabla de crecimiento de tu hijo y podría ponerte enmanos de un especialista. 

Nuestros consejos para padres son simples sugerencias. Se recomienda consultar también a un médico opediatra.