icon-arrow-down icon icon-arrow-fill-down icon icon-arrow-next icon icon-arrow-prev icon icon-tag-close icon

Divertirse juntos

Diez juegos para entretener a tu hijo en el restaurante

Qué puedes hacer mientras esperas la comida.

Compartir
Salir a cenar en familia es magnífico, sobre todo porque no tienes que encargarte de cocinar, servir ni recoger. Todo va de maravilla hasta que la comida tarda demasiado en llegar y alguien comienza a lloriquear. Entonces es cuando tienes que sacar estos divertidos juegos para entretener a tu hijo en el restaurante.

1. Piedra, papel o tijera. ¿Recuerdas este juego? Es muy sencillo y solo necesitas tus manos para jugar, pero puede convertirse en una genial manera de pasar el rato con niños pequeños. Solo tienes que contar hasta tres y mostrar tu opción (piedra, papel o tijera) para ver quién ha ganado. La piedra gana a las tijeras, las tijeras ganan al papel, y el papel gana a la piedra. Si los dos jugadores eligen la misma opción, empatan y vuelven a jugar. Este juego nunca pasa de moda.

2. ¿Dónde está el sobre de azúcar? Seguramente no tendrás nada a mano para hacer trucos de magia, pero varias servilletas y un sobre de azúcar pueden servir para recrear el juego de los trileros. Esconde el sobre de azúcar debajo de una de las servilletas, mézclalas y luego deja que tu hijo adivine dónde está el azúcar. Risas garantidas al instante.

3. Juego de manos. Este juego es muy sencillo y solo hace falta una moneda. Pon ambas manos detrás de la espalda y pídele a tu hijo que adivine en qué mano está la moneda. ¡Así de fácil!

4. El teléfono. Este clásico es perfecto para vivir momentos divertidísimos. Para comenzar, susurra una palabra o una frase al oído de tu hijo. Luego, dile que vuelva a susurrarla al oído de la siguiente persona, y así sucesivamente hasta dar la vuelta a la mesa (se puede jugar con solo tres jugadores). Finalmente, la última persona tiene que decir en voz alta lo que ha oído.

5. Sí y no. Este es un juego de preguntas en el que las palabras «sí» y «no» están prohibidas. Los padres hacen una pregunta y el niño tiene que responder usando otras palabras. Luego, le toca al niño hacerle una pregunta a uno de sus padres. Puede resultar difícil incluso para adultos, y además a los niños les encanta ver cómo sus padres se equivocan.

6. Tres en raya. Sobre un trozo de papel (como una servilleta o el menú infantil) dibuja una cuadrícula de tres por tres y enséñale a tu hijo los trucos de este clásico juego.

7. Juego del abecedario. Empezando por la A, todo el mundo tiene que decir una palabra que comience por cada letra. Para complicarlo un poco más, elige una categoría, como por ejemplo «comida». Si a nadie se le ocurre ninguna palabra, ¡pasa a la siguiente letra!

8. Prueba de gusto. Si estáis en un restaurante con condimentos, di a los niños que cierren los ojos y pon un condimento diferente en cada uno de sus dedos. Comprueba si son capaces de adivinar qué tienen en cada dedo.

9. Títeres con los dedos. Tus dedos pueden convertirse en una familia de cinco miembros, ¿no lo sabías? Interpreta diferentes personas con tus dedos.

10. Toc, toc. A los niños pequeños les encantan los chistes de «toc, toc». Por ejemplo: —Toc, toc. —¿Quién es? —Lola. —¿Qué Lola? —¡Loladrone! Todo el mundo tiene que compartir sus chistes preferidos o inventarse alguno nuevo, cuanto más absurdos mejor. Antes de lo esperado, la cena estará en la mesa.